Un lugar para soñar

Imagínese un espacio palpitante, lleno de vida y optimismo, que rebosa frescura, que emociona y que inspira... Lo más probable es que hayamos dado con la obra de una joven a la que la definición de “creativa” le queda pequeña: la interiorista Marta de la Rica.

Un lugar para soñar...Neoyorquina de nacimiento, madrileña de adopción y trotamundos convencida, Marta de la Rica encuentra su mayor fuente de felicidad en los viajes que realiza a las grandes urbes de nuestro planeta, pero también a lugares lejanos y, en ocasiones, exóticos, para sumergirse en los mercadillos y anticuarios locales en busca de ese tesoro que sólo se encuentra una vez en la vida. O dicho en otras palabras, pone en práctica lo que su padre le enseñó desde bien pequeñita: amar el arte y las antigüedades. Aquello que a la tierna edad de ocho años le provocaba el llanto de puro aburrimiento ha hecho de Marta de la Rica una solicitada diseñadora de interiores.
Nada más licenciarse, le encargaron proyectar una gigantesca oficina de mil metros cuadrados y al poco tiempo, con sólo 27 años, inauguró el estudio de diseño Marta de la Rica Interior Design en la capital española, desde donde atiende a clientes de cualquier rincón de nuestra geografía. Su campo de acción es amplio: desde una residencia ibicenca con toques marinos en la que predominan
colores como el blanco y el azul, pero también con claras reminiscencias de la Alhambra, en Granada, hasta una mesa adornada para una cena de gala con flores y sombreros de paja al más puro estilo campiña estival. Su creatividad ha ideado un ático con estanterías de albañilería llenas de libros y presididas por unos butacones chéster, clásicos donde los haya; una terraza zen en lo más alto de Madrid, convertida en jardín mediterráneo; y ha vestido de sobrio minimalismo a unas modernas oficinas gobernadas por la funcionalidad. 

Un lugar para soñar...La naturaleza vegetal – en particular las flores–, natural o en estampados, es una temática recurrente en los proyectos realizados por Marta de la Rica. Combinada con tonos naturales, sobre todo con el blanco, confiere esa frescura tan característica a los espacios decorados por la diseñadora. Y lo que jamás pueden faltar son las obras de arte, bien sean pinturas, esculturas o piezas artesanales.

Marta de la Rica se adapta con increíble destreza a los gustos individuales de sus clientes e impregna cada rincón de sus proyectos de su característica elegancia fresca y divertida. Pasearse por los espacios por ella creados es como sumergirse en un mundo de ideas, lleno de colores, en el que cada objeto, cada detalle está rebosante de vida y parece querer contar su historia particular. Abundan los materiales sin pretensiones, sencillos y naturales, convertidos por maestros artesanos en auténticas maravillas que esta interiorista madrileña y trotamundos combina con esa delicadeza tan femenina, creando bellísimos ambientes de estilo ecléctico con un toque alocado e ingenuo, pero también elegantes y prácticos, en los que armonizan piezas únicas con objetos cotidianos. En otras palabras, espacios que respiran personalidad por los cuatro costados.

Más información: GG Magazine

Texto: Caroline Rott

Un lugar para soñar... Un lugar para soñar... Un lugar para soñar...

Engel & Völkers

MMC Bogotá
Carrera 9 # 80 -15
Oficina 101 Bogotá
Colombia
Tel.
+57-1-3001668

A la tienda



Array
(
    [EUNDV] => Array
        (
            [67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_offer-form] => MTM5MjE5NzU3NkJ4d29xancwTDVhZWFIRzEycXAxcW9SdElHdVBqMTdV
            [67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_contact-form] => MTM5MjE5NzU3NnlHcUR0Y2VlTXVPUndLMHZkMW9zMnRmRlgxaUcwaFVG
        )

)