Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por la página web, usted acepta el uso de nuestras cookies.
X

Los vinos de Madrid que debería descubrir

Es posible que, en estos momentos, no conozca los principales vinos de Madrid. Y es que, más allá de ser una de las ciudades más modernas, cosmopolitas e históricas de toda Europa, en su provincia hay terrenos ideales para que las uvas crezcan y se conviertan en estas deliciosas bebidas. De hecho, desde 1990, la comunidad autónoma goza de su propia denominación de origen. Aquí vamos a hablarle de todo lo que debe saber acerca de sus deliciosos vinos y qué tipos son los imprescindibles.

Características de la producción vinícola de Madrid

En la capital de España, la producción vinícola se divide, fundamentalmente, en tres zonas diferentes, que son: Navalcarnero, San Martín de Valdeiglesias y Arganda. Esto se debe a que, aún perteneciendo a una misma región, el subsuelo y el clima de cada uno de estos lugares posee sus propias características y da lugar a vinos muy diferentes.

Tan especiales son estos vinos que, en estos momentos, tanto a nivel nacional como internacional, son capaces de competir con los grandes clásicos de nuestra geografía como son el Riberadel Duero y el Rioja. Además, dentro de la producción se pueden encontrar vinos blancos, tintos y rosados que son comercializados por un total de 45 bodegas diferentes que se especializan, cada una, en un tipo diferente de uva.

¿Qué tipos de vino ofrece la capital?

Dentro de los vinos que se producen en los terrenos de la provincia de la capital de España, hay que hacer una división entre dos grandes tipos. Estos están formados por los espumosos, que posee variedades tintas elaboradas a partir de tempranillo y garnacha tinta (50 % de una de las dos), y las variedades blancas, que deben realizarse mediante malvar, albillo (deben contener un 50 % de alguna de estas dos), viura, parellada y torrontés.

Madrid - Los vinos de Madrid que debería descubrir.jpg

Por otro lado están los tintos, los rosados y los blancos. En concreto, los tintos deben tener, como mínimo, un 85 % de las variedades tempranillo, merlot, garnacha tinta, syrah y cabernet sauvignon en su composición para poder recibir la denominación de origen. Asimismo, los rosados tienen que tener un 60 % de garnacha tinto o de tempranillo, mientras que los blanco deben contar con un 60 % de albillo y/o malvar. 

Una vez elaborados, llega el momento de envejecerlos en barrica de roble y en la propia botella. En este sentido, pueden tener tres denominaciones diferentes, según el tiempo transcurrido:

1. Crianza. Deben haber estado dos años, como mínimo, entre la barrica y la botella. En este sentido, el tiempo mínimo en la barrica es de 6 meses.
2. Reserva. Los tintos tienen que estar en la barrica, como mínimo, un año y, en total, tres envejeciéndose. Los blancos y los rosados solo necesitan seis meses en barrica y un año y medio en botella.
3. Gran reserva. Los tintos de este tipo deben estar dos años en la barrica y tres años más en la botella, como mínimo. En el caso de los blancos y los rosados, se reduce a cuatro años, siendo seis meses obligados en la barrica.

Esperamos que, a partir de ahora, siempre que vaya a degustar un vino de Madrid, sepa, a partir de la etiqueta, qué esperar de él y disfrutarlo como se merece.

Engel & Völkers

Madrid
Génova, 27 - 5ª planta
28004 Madrid
Spain
Tel.
+34 91 277 45 00

A la tienda


Ofrezca su propiedad

 
Sí, me gustaría que Engel & Völkers tasara mi inmueble gratuitamente y sin compromiso.

He leído y acepto la política de privacidad de Engel & Völkers Madrid y las condiciones del tratamiento de mis datos personales.


Array
(
    [EUNDV] => Array
        (
            [67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_offer-form] => MTM5MjE5NzU3NkJ4d29xancwTDVhZWFIRzEycXAxcW9SdElHdVBqMTdV
            [67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_contact-form] => MTM5MjE5NzU3NnlHcUR0Y2VlTXVPUndLMHZkMW9zMnRmRlgxaUcwaFVG
        )

)