Engel & Völkers Socios licenciatarios Pamplona > Blog > Calefacción en edificios nuevos: ¿cuál es la elección correcta?

Calefacción en edificios nuevos: ¿cuál es la elección correcta?

Hay muchos tipos de calefacción en el mercado, por lo que no es tan fácil para quienes encargan una obra decidir qué sistema de calefacción es el mejor para el nuevo edificio. Además, no todos los sistemas de calefacción son igualmente adecuados para su instalación en edificios nuevos. Por un lado, los costes de adquisición difieren enormemente en algunos casos, y por otro, el legislador también ha restringido la elección con la Ley de Energía de los Edificios (GEG). Además, las necesidades de espacio y las distintas subvenciones son también factores decisivos en la selección de un nuevo sistema de calefacción. A la hora de seleccionar la calefacción para los nuevos edificios, hay que centrarse en los sistemas de calefacción que utilizan energías renovables y por lo tanto están preparados para el futuro.

 Pamplona
- Calefacción en edificios nuevos: ¿cuál es la elección correcta?

¿Sigue mereciendo la pena la calefacción con energías fósiles en los edificios nuevos?

Los que se construyen una casa siguen teniendo la libre elección de instalar un sistema de calefacción con energías fósiles. A más tardar en 2026, la instalación de sistemas de calefacción de gasóleo estará prácticamente prohibida. Pero ya en la actualidad no hay más subvenciones para las calderas de condensación de gas o fueloil. La GEG también exige una alta eficiencia energética para las nuevas construcciones. Esto significa que el nuevo edificio debe construirse de forma que utilice alrededor de un 30 % menos de energía para la calefacción que un edificio existente comparable. Además, la ley estipula que una parte de la generación de calor debe proceder de energías renovables. A la hora de tomar una decisión de compra, es importante tener en cuenta la dependencia de las fuentes de energía agotables del precio del mercado mundial, así como el impuesto de CO2 sobre el fueloil y el gas. Esto se debe a que los riesgos de los precios hacen que la instalación de calefacción con combustibles fósiles en los nuevos edificios y el nivel de los futuros costes energéticos sean literalmente imprevisibles. Sin embargo, la calefacción de gas en particular sigue siendo popular.

Las ventajas y desventajas de la calefacción de gas en los edificios nuevos

Hay dos razones para ello. Por un lado, el sistema de calefacción por gas sólo necesita una conexión a la casa, pero no un almacenamiento de combustible. Esto puede ser, sin duda, un argumento a favor de espacios habitables más pequeños. Con mucha frecuencia, los constructores de viviendas instalan estas calefacciones en sus nuevas construcciones por razones de coste. Esto se debe a que tanto los sistemas de calefacción de gas como los de fueloil son bastante más baratos de adquirir que los sistemas de calefacción de energía renovable. Al menos a primera vista. En el caso de un sistema de calefacción de gas, no hay que olvidar los costes de la instalación y las cuotas mensuales de la conexión de gas. Dependiendo de la región y del proveedor de energía, esto puede costar entre 1000 y 4000 euros, y esto se suma al precio de compra de 5000 a 10000 euros de la caldera de condensación de gas, dependiendo de la carga de calefacción. 

Como único método de calefacción, la calefacción con gas no es subvencionable y sólo se permite cuando la demanda de energía primaria es baja. Una de las salidas la ofrecen los sistemas de calefacción de gas preparados para las energías renovables "Renewable Ready", en los que se instala inmediatamente en el nuevo edificio un dispositivo para una solución híbrida con un tipo de calefacción que utiliza energías renovables. Esta solución está subvencionada por la Oficina Federal de Economía y Control de las Exportaciones con un 20 %, siempre que se instale el segundo tipo de calefacción en un plazo de dos años. Esto da tiempo a los constructores a retrasar un poco los costes. El requisito previo para ello es que se sigan cumpliendo los estrictos requisitos de la GEG. Por cierto, hay hasta un 45 % de subvención de varios programas para un sistema de calefacción híbrido de gas con energía solar térmica, si la instalación se realiza conjuntamente al principio.

Un modelo descatalogado: la calefacción de fueloil en los edificios nuevos

Aparte del precio de compra relativamente bajo, de unos 6.000 a 10.000 euros, la calefacción de fuel ofrece sobre todo una ventaja, si no hay conexión de gas. Se prevé la prohibición de la instalación de sistemas de calefacción de fueloil a partir de 2026. Por lo tanto, si el sistema de calefacción debe ser reemplazado por su antigüedad o por una reparación, se debe reemplazar todo el sistema de calefacción. Este tipo de reacondicionamiento a veces acaba costando más que una inversión ligeramente superior en un sistema de calefacción para el futuro en una nueva construcción. Los mismos riesgos se aplican al fueloil que al gas. Aquí también entra en vigor el impuesto sobre el CO2 y encarece los combustibles fósiles. Además, la calefacción de condensación de fuel sólo puede utilizarse en los edificios nuevos en casos excepcionales, a no ser que utilice únicamente fueloil biológico.

Se requiere una alta eficiencia energética: la influencia de la GEG en la calefacción de los edificios nuevos

Los numerosos requisitos de la GEG para los sistemas de calefacción en los edificios nuevos desaconsejan el uso de sistemas de calefacción con combustibles fósiles. Aquellos que vivan cerca de una planta de biogás pueden considerarse afortunados. Esto se debe a que una caldera de condensación de gas que funciona con biogás cumple todas las condiciones de la GEG. Sin embargo, hasta ahora no existe un suministro nacional de biogás puro en Alemania, por lo que sólo puede servir como alternativa en casos excepcionales. Otra opción la ofrecen las denominadas calefacciones híbridas, gracias a las cuales los propietarios pueden combinar un sistema de calefacción de gas con, por ejemplo, energía solar térmica. Esta combinación es particularmente popular debido al poco espacio que requiere su instalación. Esto se debe a que ambos tipos de calefacción no requieren un almacén de combustible y, por tanto, no hay una sala de calderas separada. Sin embargo, este sistema de calefacción híbrido no es un sistema de calefacción realmente eficiente desde el punto de vista energético y de cara al futuro. A fin de cuentas, las fuentes de energía tradicionales siguen entrañando un riesgo por su elevado coste. La energía solar térmica muestra sus debilidades sobre todo en invierno y requiere un alto dimensionamiento para poder aliviar el sistema de calefacción de gas en un alto grado. Luego, los costes de adquisición son tan elevados que es preferible recurrir a otros sistemas de calefacción modernos y energéticamente eficientes.

Calefacción ecológica con energías renovables en edificios nuevos

En consonancia con la transición energética y con vistas a una tecnología orientada al futuro, muchas personas optan ahora por un sistema de calefacción de tipo moderno en su nuevo edificio. Junto con la energía termosolar, la bomba de calor es el epítome de la calefacción innovadora. Obtiene su energía del entorno, como el aire, las aguas subterráneas o la tierra. La bomba de calor es especialmente eficaz en combinación con un sistema de calefacción por paneles, como el suelo radiante en toda la casa. Dado que la bomba de calor utiliza entre un 20 y un 30 por ciento de electricidad para su actividad de calefacción, un sistema fotovoltaico puede hacer que el coste de la energía sea casi nulo. Las mayores inversiones de sustitución del nuevo sistema de calefacción se compensan con relativa rapidez si existe la correspondiente demanda de calor. Las distintas bombas de calor difieren no sólo en el tipo de fuente de energía, sino también en términos de eficiencia energética y costes de adquisición. La instalación del sistema de calefacción en edificios nuevos puede financiarse en el marco de las ayudas del Instituto de Crédito para la Reconstrucción (KfW) para la construcción de casas eficientes.

Bomba de calor aire-agua

Debido a que no necesita permisos y su instalación es sencilla, así como a los favorables precios de compra que conlleva, la bomba de calor aire-agua se encuentra muy a menudo como sistema de calefacción en los edificios nuevos. Las bombas de calor compactas pueden instalarse en el interior o en el exterior, según el modelo. En el caso de las bombas de calor split, de forma similar a los aparatos de aire acondicionado split, el evaporador se encuentra en el exterior del edificio y las otras unidades en el interior de la propiedad. La bomba de calor aire-agua es adecuada como sistema de calefacción no sólo para la calefacción por suelo radiante, sino también para los sistemas de calefacción central por agua. Los costes iniciales más bajos en comparación con una bomba de calor de agua salada la convierten en una opción atractiva como sistema de calefacción para los edificios nuevos. Pero la bomba de calor aire-agua utiliza el aire frío del exterior en invierno, lo que puede provocar la formación de hielo. Para calentar el aire, la bomba de calor necesita entonces más electricidad, por lo que es algo menos eficiente que la bomba de calor geotérmica. La bomba de calor también muestra sus puntos fuertes como sistema de calefacción híbrido de energías renovables junto con un sistema de calefacción de gas o un sistema termosolar. Si luego se añade un sistema fotovoltaico, no hay que preocuparse por el consumo ligeramente superior de electricidad.

Bomba de calor de salmuera a agua

Esta bomba de calor es la más eficiente cuando está disponible. Extrae la energía del suelo. Tiene dos variantes. Las sondas geotérmicas requieren poco espacio, pero una perforación muy profunda de entre 15 y 100 metros. Esta extracción de energía requiere un permiso del Departamento de Minas, que únicamente se concede si no pone en peligro las aguas subterráneas. Por lo tanto, este tipo de bomba de calor no es adecuado como sistema de calefacción nuevo en todas partes. Como alternativa, los colectores geotérmicos o los colectores de zanja anular recogen el calor geotérmico justo por debajo de la línea de congelación. Sin embargo, esto requiere una parcela más grande, ya que los colectores del suelo deben ser el doble de grandes que la superficie habitable. Los colectores de zanja ahorran más espacio. Sin embargo, para una casa unifamiliar siguen siendo necesarios entre 40 y 80 metros de longitud. Sin embargo, ambos colectores no están sujetos a autorización. La bomba de calor de salmuera a agua absorbe la energía a través de la salmuera en un refrigerante. En la bomba de calor, se convierte en un gas que transfiere el calor al calentador de agua de almacenamiento y al acumulador intermedio de agua caliente del sistema de calefacción.

Bomba de calor agua-agua

La bomba de calor agua-agua extrae el calor de las aguas freáticas. La instalación es compleja y está sujeta a aprobación, por lo que esta bomba de calor rara vez se utiliza como sistema de calefacción en edificios nuevos. Las aguas freáticas desprenden un calor óptimo durante todo el año y son especialmente eficientes desde el punto de vista energético. La bomba de calor de agua subterránea funciona con la ayuda de dos pozos. El pozo de producción lleva el agua subterránea a la parte superior y ésta vuelve a la capa de agua subterránea a través del pozo de absorción después del proceso de calentamiento. El consumo de electricidad es algo mayor con esta bomba de calor debido al bombeo necesario en los pozos. La autoridad responsable de la gestión del agua sólo concede el permiso para el nuevo sistema de calefacción si las condiciones son óptimas.

El sistema de calefacción en edificios nuevos para lugares soleados: energía térmica solar

Si se trata de utilizar fuentes gratuitas, la energía termosolar ocupa el primer lugar de la lista. Esto se debe a que esta calefacción sólo utiliza la electricidad para el control, pero no para la calefacción como la bomba de calor, ni tiene emisiones. La energía solar es gratuita y limpia. Por esta razón, la energía solar térmica forma parte del estándar para la calefacción en los edificios nuevos. Pero, desgraciadamente, las instalaciones solares también tienen deficiencias. En invierno, la demanda de calor es mayor y la radiación solar menor. La zona soleada del tejado no sólo debe ser adecuadamente grande, sino que, a ser posible, debe estar orientada al sur. Este no es el caso en todas partes, por lo que los sistemas solares son los sistemas de calefacción ideales para complementar otro sistema de calefacción y así ahorrar dinero. Por razones de coste, muchos constructores de viviendas combinan la energía solar térmica con una caldera de gas de condensación. Las combinaciones de energía solar térmica con bombas de calor son adecuadas para la calefacción híbrida con energías renovables, o como complemento a la calefacción con biomasas como la madera o los pellets. La Oficina Federal de Economía y Control de las Exportaciones (BAFA) fomenta la energía solar térmica como sistema de calefacción complementario del futuro a través de subvenciones o préstamos.

Calefacción de biomasa en edificios nuevos con madera o pellets

Los sistemas de calefacción de pellets son comparables a un sistema de calefacción que utiliza fueloil y también requieren un generoso almacén de combustible. Si se almacenan más de 6,5 toneladas de pellets de madera a la vez, el almacén debe cumplir con la normativa especial de protección contra incendios. Sin embargo, los sistemas de calefacción con pellets son más eficientes energéticamente y respetuosos con el medio ambiente. Emiten alrededor de un 97 % menos de CO2 que la calefacción de fueloil. Por otro lado, se produce un polvo fino cuando se queman los pellets de madera. Para poder optar a la subvención pública, los sistemas de calefacción de pellets totalmente automáticos no deben emitir más de 2,5 mg/m3 de partículas. Sin embargo, los sistemas de calefacción por biomasa en edificios nuevos pueden ser interesantes para el constructor. Por regla general, el mantenimiento de estas calefacciones es alrededor de un 40 % más barato que el de la calefacción de fueloil. La madera es un recurso renovable relativamente barato en comparación con los combustibles fósiles en la actualidad. Queda por ver cómo evolucionará esto en el futuro y si este tipo de calefacción sustituirá a muchas de las de gas o fuel. La calefacción con virutas o leños es más bien un sistema de calefacción complementario. Aunque su compra es comparativamente barata, requieren una carga manual con madera. Si usted trabaja fuera de casa, en invierno llegará a una casa fría por las noches. Además, el procesamiento y almacenamiento de la madera es costoso.

El sistema de calefacción ideal para los edificios nuevos: orientación al futuro frente a la inversión

Quienes tienen un presupuesto ajustado suelen buscar un sistema de calefacción para edificios nuevos que sea barato de adquirir. Aquí, las calderas de condensación para gas natural o fueloil siguen siendo imbatibles. Pero para cumplir los requisitos de la GEG en los edificios nuevos, los constructores de viviendas rara vez consiguen evitar la instalación de calefacción suplementaria, como la solar térmica. Al mismo tiempo, es imposible calcular el riesgo que suponen las fuentes de energía agotables, que además están sujetas a fuertes fluctuaciones de precios, durante la vida útil del sistema de calefacción en las próximas décadas. Una mayor inversión en el nuevo sistema de calefacción compensa en casi todos los casos. Los sistemas de calefacción respetuosos con el medio ambiente y con futuro, como las bombas de calor, deberían ser la primera opción para un nuevo sistema de calefacción cuando se construye una casa. 

La independencia de los proveedores de energía y de los precios del mercado mundial supone un mayor ahorro a largo plazo. La reducción de las emisiones de CO2 de un sistema de calefacción no obedece únicamente a razones medioambientales. Por el contrario, cabe esperar que en los próximos años y décadas se apliquen más impuestos y exigencias a las calefacciones fósiles. La protección del medio ambiente, la eficiencia energética y las energías renovables van inevitablemente de la mano. Especialmente en los edificios nuevos, los sistemas de calefacción modernos son más fáciles de planificar e instalar que a posteriori. Si el nuevo sistema de calefacción es, en última instancia, un sistema de calefacción a prueba de futuro con biomasa o un sistema de calefacción híbrido de ER para edificios nuevos es una decisión individual.

Contáctenos ahora
Engel & Völkers
Socios licenciatarios Pamplona
  • Calle Tajonar, nº 1A, Planta Baja (Frente Edificios Inteligentes)
    E-31006 Pamplona
    España

HORARIO OFICINA:

Lunes a Viernes de 10:00h a 14:00h y 16:30h a 20:00h.

Sábados solamente visitas concertadas.

SABEMOS CUÁL ES EL VALOR DE SU INMUEBLE

¿Sabe cuál es el valor actual de su propiedad? No importa si quiere saber su precio de mercado o si quiere vender o alquilar el inmueble al mejor precio: nuestros expertos en marketing estarán encantados de ayudarle con una valoración gratuita y sin compromiso.

Síganos en las redes sociales