Martes viajero: Cork

Puede que Cork sea la segunda ciudad de Irlanda, pero nunca se le ha conocido por ser segundona. El condado más al sur de la isla captura todo el romance y belleza del campo, con verdes colinas que rodean pintorescas ciudades históricas. La misma Cork se asienta sobre una serie de islas del río Lee, y como uno esperaría de una ciudad costera, tiene una gran historia marítima, el club náutico más antiguo del mundo y es el segundo puerto natural más grande del mundo. El gusto por productos locales y frescos y generosas porciones hace que comer en Cork sea una delicia, mientras que los espectaculares paisajes ofrecen multitud de opciones para abrir apetito. 
Viaggiare di martedì: CorkHistoria y cultura

El castillo de Blarneycon sus más de 600 años de historia, se encuentra en el condado de Cork, a tan solo 15 minutos en coche desde la ciudad. Este encantador castillo se merece una visita por sí mismo, pero el Castillo es conocido por la famosa Piedra de Blarney. Según una leyenda, la piedra concede el don de la elocuencia a quien la besa: la habilidad de encantar a todos los que encuentre con su amena conversación.

La iglesia de Santa Ana, del siglo XVIII tiene unas inigualables vistas sobre la ciudad. Por el precio de la entrada, 5 €, se puede subir por una escalera estrecha y serpenteante hasta lo alto de la torre y de camino hacer sonar las famosas campanas de Shandon. Las partituras expuestas muestran como tocar diferentes melodías, desde canciones de folk irlandés a modernas baladas de rock. 

Beber y comer

Las columnas victorianas y los techos embovedados del Mercado Inglés hacen que uno respire la historia de esta lonja. Ingredientes como pescado fresco, pan irlandés caliente y delicias como drisheen (un tipo de morcilla) satisfarán cualquier paladar. Es mejor llegar con el estómago vacío, puesto que hay multitud de suculentos manjares.
Como en muchas otras ciudades europeas, Cork ha visto llegar una ola de cafeterías y cervecerías artesanas, pero si busca una estética más tradicional, tampoco quedará decepcionado. Los pubs de Cork son tan famosos que hay una ruta dedicada exclusivamente a ellos. Sin é, (que en gaélico significa «Ya está», en una burlona referencia a la vecina empresa de pompas fúnebres) tiene música en directo cada noche, con grupos tradicionales los martes, viernes y domingos.

Explorando el condado

Cork, el condado más grande de Irlanda, tiene mucho que ofrecer a las afueras de la ciudad. Reserve unos días para visitar la costa. La carretera de Clonakilty a Skibbereen es un trayecto memorable que le llevará por pintorescos pueblos, un círculo de piedras histórico y playas del Atlántico azotadas por el viento. El histórico puerto de Kinsale le saca todo el jugo a su ubicación en la costa con un festival gastronómico anual que hace gala de los excepcionales restaurantes de pescado y marisco del pueblo. Un viaje hacia el norte le llevará por un paisaje de montañas y castillos, mientras que las islas de West Cork ofrecen un retiro remoto donde disfrutar de exposiciones de arte, avistamientos de ballenas y largos paseos por el campo. 

Los precios de la vivienda están al alza en Irlanda, así que ahora es el momento ideal de invertir en una propiedad en el condado. Engel & Völkers está en el mejor lugar para asistirle en su búsqueda, con una tienda en el corazón de Kinsale y una cartera de viviendas de alto standing en Kerry, Kinsale y West Cork. 

Engel & Völkers

Paris
24 bis rue de Berri
75008 París
Francia
Tel.
+33 1 45 64 30 30

A la tienda



Array
(
    [EUNDV] => Array
        (
            [67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_offer-form] => MTM5MjE5NzU3NkJ4d29xancwTDVhZWFIRzEycXAxcW9SdElHdVBqMTdV
            [67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_contact-form] => MTM5MjE5NzU3NnlHcUR0Y2VlTXVPUndLMHZkMW9zMnRmRlgxaUcwaFVG
        )

)