El mercado inmobiliario

La liberación del mercado inmobiliario español para inversores extranjeros se considera una de las medidas más eficaces tomadas por el gobierno en el ámbito de la política económica. Desde su puesta en marcha, centenares de extranjeros (especialmente procedentes de Alemania y Gran Bretaña), han adquirido una propiedad en España, la mayoria de ellos para disrutar del buen clima que este país les ofrece. Este crecimiento ha estimulado fuertemente los sectores del turismo y del mercado inmobiliario. Según un estudio del BBV Banco España, 150.000 inmuebles han sido adquiridos por extranjeros. Este número corresponde al 15 por ciento del mercado inmobiliario. Con respecto al número de las transacciones generales, se puede observar una duplicación, esperando para el futuro una regresión en las áreas municipales.

 

Según un artículo del periódico “El ABC” (13 Junio 2004) “..cerca de 1,8 millones de propiedades están en manos de extranjeros, atraídos éstos por el clima, los precios inmobiliarios y la calidad de vida..”.

 

La mayoría de estas adquisiciones se encuentran situadas en las costas o cerca del mar. En el interior de España ( a excepción de las grandes ciudades ) los precios de los inmuebles son, por lo contrario, más bajos que en la costa. A pesar de la mala situación de la economía mundia, la demanda de inmuebles en la Costa Brava aumenta y supera la oferta. Los precios han subido en los últimos años entre un 15 % y 20 % anual, llegando incluso a un crecimiento del 38 %

 

Los expertos esperan que el mercado immobiliario en la Costa Brava se estabilice en los próximos años, beneficiando tanto a compradores como a vendedores. Un estudio realizado por el Advanced Management Group (AMSG) constata que hasta el año 2010, cerca de 800.000 nuevos clientes europeos adquirirán una nueva residencia en las costas e islas españolas.

 

La Costa Brava es una de las zonas más caras de España. En localidades como por ejemplo Empuriabrava y Roses, un metro cuadrado en un apartamento del lujo puede costar entre 3.000 y 6.000 euros. Una casa de medianas dimensiones cuesta aproximadamente 900.000 euros.

Durante años el mercado ha sido dominado por los germanos. A causa de la situación económica que actualmente atraviesa el país, muchos de ellos han puesto a la venta su propiedad. Los nuevos compradores son francesos, catalanes, algunos rusos, holandeses, suecos, ingleses, y en menor proporción que años anteriores, alemanes

Publicado por en No clasificado.


Array
(
)