El mercado inmobiliario en la Costa Brava

La liberación del mercado inmobiliario español para inversores extranjeros se considera una de las medidas más eficaces tomadas por el gobierno en el ámbito de la política económica. Desde su puesta en marcha, centenares de extranjeros (especialmente procedentes de Francia, Bélgica, Gran Bretaña y Alemania), han adquirido una propiedad en España, la mayoría de ellos para disfrutar del buen clima que este país les ofrece. En los últimos años la Costa Brava ha atraído también gran cantidad de inversores del mercado ruso, la mayoría de ellos en busca de propiedades de lujo. Este crecimiento ha estimulado fuertemente los sectores del turismo y del mercado inmobiliario.

Considerada como la costa más exclusiva de España por el comprador extranjero, las localidades de las comarcas del Empordà, se sitúan debajo de la frontera francesa y llegan a acercarse a Barcelona, por su estratégica situación que se abre a todos sus servicios, es una de las zonas más buscadas. En pueblos como Calella de Palafrugell, Llafranc, Tamariu y Begur, la protección de la costa en lo que respecta a la construcción, y el turismo sostenible, en comparación con las otras costas con construcción masiva frente a las playas,ha sido siempre el principal motivo que atrae al turista nacional y extranjero.

El complicado terreno de las playas de Girona, que alejó de la zona las grandes urbanizaciones, ha hecho que el stock de viviendas sin comprador resulte menor. Sin embargo las ventas siguen en la misma tónica que en el resto de España y ello ha llevado a ajustar los precios con rebajas de un 10% a 30% en el último año.

La situación actual es una gran oportunidad para invertir.

La pendiente aprobación de una nueva ley, podría ser un motivo a añadir para el cliente extranjero. El Gobierno prepara una reforma del reglamento de extranjería, para facilitar la residencia en España de los extranjeros de países no comunitarios que compren una vivienda por un precio superior a 160.000€. De concretarse, el permiso de residencia actuaría como un atractivo adicional para generar decisiones de compra entre personas de fuera de la UE y reactivar así el mercado.

Publicado por en No clasificado.


Array
(
)