Impuestos – Informaciones de su Agencia Inmobiliaria Mallorca

Otro dato importante se refiere a los impuestos que se generan por la compra de un inmueble o los impuestos corrientes. A continuación expondremos brevemente qué impuestos son pertinentes al inmueble y qué parte, comprador o vendedor, debe correr con los gastos.

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (abreviado IBI) es comparable al Grundsteuer alemán. El criterio de medición es el valor catastral. Debe pagarlo el propietario del inmueble anualmente.

Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (abreviado ITP)

Este impuesto varía en función de la comunidad autónoma y se aplica siempre que una transmisión patrimonial no está sujeta a IVA. En Mallorca este impuesto varía del 8% al 10%. Como criterio de cálculo sirve el precio de compra de la Escritura.

El Impuesto del Valor Añadido (abreviado IVA) se aplica en lugar del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales siempre que el inmueble sea comprado por una empresa sujeta a IVA, p. ej. un promotor inmobiliario. También están sujetos al 21% de IVA los terrenos (con pocas excepciones), los locales comerciales y los garajes. Se aplica un IVA reducido del 10% en la compra de inmuebles residenciales en primera transmisión. Si se compra un garaje conjuntamente con un inmueble residencial, se aplicará solo un IVA del 10%.

El Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (abreviado AJD) es pertinente en las certificaciones ante notario en la transmisión de inmuebles sujetos a IVA y en la escrituras de hipotecas. Lo paga el comprador y en Baleares asciende al 1,2 % del valor del inmueble consignado en la “Escritura”.

Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (abreviado “Plusvalía”). Se trata de la tributación por el aumento de valor catastral del suelo. En este caso no se tienen en cuenta los edificios. La legislación determina claramente quién debe pagar este impuesto. El obligado tributario es el vendedor, que ha poseído el inmueble en los años anteriores. El importe del impuesto se calcula mediante dos variables. El valor catastral y el período de tiempo que el inmueble ha estado en manos del transmitente.

Impuesto sobre la renta de no-residentes: si vende el inmueble una persona física no residente se tendrá que pagar un 21% sobre la ganancia obtenida. A cuenta de este impuesto el comprador está obligado a retener e ingresar en Hacienda un 3% del precio pactado, según se hará constar en la Escritura de Compra-Venta. En el plazo de 4 meses desde la compraventa el vendedor debe presentar la declaración correspondiente de ganancia o pérdida derivada de la transmisión, descontando aquella retención, pudiendo resultar cuota diferencial a devolver o cuota diferencial a pagar.

En total un comprador de un inmueble deberá contar con unos costes secundarios de la compra de entre un 10 y un 12%, dependiendo de si p. ej. necesita financiación del objeto.

Publicado por en No clasificado.


Array
(
)