Martes viajero: soleado Año Nuevo

Dominican RepublicCon temperaturas cayendo en todo el hemisferio norte y el periodo navideño a la vuelta de la esquina, muchas personas se preguntan por qué la temporada más feliz del año ha de celebrarse en un helador frío. Como expertos internacionales en propiedad inmobiliaria, E&V ha vivido celebraciones de Navidad y Año Nuevo en todo el mundo, y sin duda se puede decir no está mal cambiar guantes, bufandas y vino caliente por un clima agradable y playas. Si está buscando pasar un Soleado Año Nuevo, échele un vistazo a estos dos destinos.

Santo Domingo, la capital y la ciudad más grande de la República Dominicana, se encuentra situada en las idílicas costas del Caribe. Gracias a su típico clima tropical las temperaturas raramente caen por debajo de los 25ºC en los meses de invierno y ubicación costera siempre ofrece una suave brisa para atenuar la humedad. La ciudad sigue siendo relativamente poco conocida para los turistas, permaneciendo lejos de las rutas frecuentadas, lo cual no significa que no haya mucho que ver si piensa quedarse un periodo más largo. El Museo de Arte Moderno es el más grande del Caribe, mientras que el Parque Mirador Sur proporciona un lugar ideal para pasear con amigos durante el día. Si está buscando una fiesta fantástica donde terminar el año 2013, diríjase a El Malecón, un paseo marítimo lleno de casinos, hoteles de lujo, bares y restaurantes donde se reúnen miles de personas para disfrutar de los grupos de merengue y los fuegos artificiales.

Como país mayoritariamente católico, la Navidad en la República Dominicana es un tiempo para la familia y la iglesia, así que las calles pueden parecer tranquilas durante este periodo. No obstante, en la segunda mitad de diciembre se relaja el horario de cierre forzoso de los bares y discotecas de Santo Domingo, y tienen lugar una serie de eventos navideños especiales, como las fiestas hasta la madrugada a lo largo de El Malecón. Pero si prefiere pasar el 31 de diciembre tranquilamente celebrando con amigos y familia, en la isla no faltan pintorescas playas retiradas en las que se puede acampar, ver la puesta de sol y esperar la medianoche.

De vuelta en Europa, la capital de Portugal tiene una temperatura media de 12ºC, no exactamente tropical pero sin duda suficientemente cálida. La ciudad de Lisboa fue construida sobre siete colinas a orillas del Atlántico y tiene un ambiente agradable y relajado, con florecientes cafeterías y una gran vida nocturna. El barrio histórico de Alfama es un fascinante laberinto de calles y pintorescos edificios en el que podrá pasar los días explorando para por la noche ir a cenar a Chiado y escuchar fado en directo.

Durante el invierno se huele el delicioso aroma de las castañas asadas por todas las estrechas calles lisboetas. El 31 de diciembre, ábrase camino entre los puestos de comida para llegar a la Plaza del Comercio, donde podrá unirse a miles de parranderos para ver los fuegos artificiales de Año Nuevo sobre el rio Tajo. Otra alternativa es dirigirse a la antigua Torre de Belém para unas impresionantes vistas del océano a la luz de las estrellas, con animadas actuaciones musicales y fantásticas fiestas donde bailar.

Si quiere disfrutar toda la temporada invernal al sol, puede querer considerar invertir en una propiedad en uno de estos preciosos lugares. Engel & Völkers tiene oficinas tanto en Lisboa como en Santo Domingo, así como en otras 500 ciudades del mundo, por lo que siempre estamos en el mejor lugar para ayudarle con su búsqueda de una propiedad. Visite nuestra página web website para saber más.

Publicado por en No clasificado.


Array
(
)