Milán navideño

Dome night view from Portici. Christmas, Milan. Lombardia. ItalyComo una de las cuatro capitales de la moda mundial no sorprende que Milán también tenga una bien merecida reputación como el lugar perfecto para hacer las compras navideñas. Aunque sus gustos sean más de Dolce & Gabbana o Etro, hay algo en el aire que le da cierta magia a Milán durante la temporada festiva, así que tanto los adictos a la alta costura como los firmes no creyentes en la terapia comercial encontrarán con certeza algo aquí que les cautive.

Una visita a Milán no estaría completa sin aventurarse en el Quadrilatero d´Oro. Estas cuatro calles son la manzana dorada en la que se encuentran las mejores casas de moda del planeta, Cavalli, Missoni y Versace, solo por nombrar algunas de ellas. Si está nevando y espera encontrar tiendas más resguardadas, diríjase a la Galería Vittorio Emanuele II, un espectacular centro comercial cubierto cerca del Duomo que fue construido en 1861. Tras pasar por centelleantes joyas, incontables antigüedades y dos tiendas de Prada, siga los pasos de los más famosos, de Charlie Chaplin a Grace Kelly y cene en el histórico restaurante Savini.

Para algo más navideño coordine su viaje para que coincida con el mercado O Bej! O Bej! Cada año, el 7 de diciembre comienza esta festiva celebración que data del año 1510, cuando un delegado papal llegó a la ciudad y entregó caramelos y regalos a todos los niños. La traducción literal del mercado es “¡Qué bonito! ¡Qué bonito!”, título al que se ha mantenido fiel hasta hoy. Más de 400 puestos venden bebida y comida caliente, recuerdos, productos de artesanía y juguetes, y es el lugar perfecto para comprar chucherías para los calcetines o adornos para el árbol.

Si se ve más atraído por las credenciales culinarias de Italia que por sus tiendas y centros comerciales, hay otro mercado en Milán que puede ser especialmente tentador. Los italianos se toman la comida muy en serio, especialmente en esta época del año, y en ningún sitio esto es tan evidente como en el mercado navideño más grande de la ciudad: la Fiera. Los puestos están llenos de quesos fuertes, fiambres y frutas escarchadas, además de vino caliente y almendras garrapiñadas para calentarse mientras deambula. También encontrará los ingredientes que necesita para un espectacular festín navideño, si se decide a aceptar ese reto.

Es obvio que tras tanta comida uno puede sentirse algo hastiado, por lo que si quiere empezar en su mejor forma la temporada navideña podrá ponerse a tono y relajarse en uno de los muchos spas de lujo de la ciudad. El Bulgari Spa ofrece un entorno opulento y habitaciones para tratamientos individuales para estar a cuerpo de rey. Después de una sesión podrá equilibrar su detox con un poco de re-tox cumpliendo con la tradición italiana del aperitivo en el elegante y sofisticado bar del hotel.

Si le ha convencido el estilo de vida italiano, contacte con Engel & Völkers para que le ayudemos a encontrar su residencia permanente en esta extraordinaria ciudad. Entre las destellantes celebraciones navideñas y el envidiable glamour de las Semanas de la Moda bianuales, le garantizamos que no se aburrirá con una segunda residencia en Milano.

Publicado por en Company | E&V Worldwide.


Array
(
)