Obras de mejora doméstica: guía práctica

guía prácticaRealizar obras de mejora doméstica en un inmueble puede ser la manera más fácil de incrementar su valor: una casa remodelada es prácticamente una garantía de mayores beneficios al vender la casa. Aun así, merece la pena recordar que no todas las obras de mejora son iguales ya que algunas reportan más beneficios que otras. Durante nuestros años en el negocio hemos visto a varios propietarios que contribuyeron o impidieron conseguir buenos beneficios por su propiedad inmobiliaria mediante obras de mejora. E&V ha recopilado qué se debe y qué no se debe hacer.

No se salga de su categoría de precio Antes de decidir un presupuesto para las obras, tómese algo de tiempo para calcular el tope de su propiedad comparando los precios de otras casas en su vecindario. Los compradores esperarán pagar un precio similar, así que si se gasta demasiado dinero en renovar, podría resultarle difícil vender la propiedad sin incurrir en pérdidas.

Gaste su dinero con cabeza Los proyectos pequeños y de poco presupuesto a menudo tienen márgenes de beneficio mayores que las renovaciones más caras. Por ejemplo, darle una mano de pintura a la cocina y cambiar los electrodomésticos empotrados puede ofrecer un mayor beneficio que remodelar toda la cocina. Otro paso rápido pero crucial es mejorar la “primera impresión” de su casa, es decir, lo atrayente que se ve desde la calle. Si su puerta principal está algo vieja, considere repintarla. Los que trabajan con un presupuesto mayor puede poner una puerta nueva, es más caro pero puede llegar a revertir hasta el 73% de su coste.

Aumente el espacio vital de su propiedad. Aunque las ampliaciones pueden llevar mucho tiempo, cualquier proyecto que aumente los metros cuadrados de su hogar añadirá valor. Convertir el ático en un dormitorio puede resultar en un retorno de hasta el 78% de su inversión. Igualmente, ampliar los baños puede animar a los compradores a pagar más, lo mismo que si se amplía el dormitorio principal.

No convierta dormitorios en áreas comunes. Los despachos personales son un buen ejemplo de esto: aunque cada vez más gente opta por el teletrabajo, los despachos suelen revertir menos del 50% de su valor. Los compradores prefieren los dormitorios, así que si la propiedad ya tiene un estudio, podría merecer la pena hacer que parezca un dormitorio en fotografías y visitas a la propiedad.

Mantenga una decoración neutral. La mayoría de los compradores buscan propiedades a las que puedan entrar e imaginarse la vida ahí, sin tener que realizar demasiadas obras de renovación. Si sus compradores tienen que gastar mucho dinero para redecorar la propiedad cuando se muden, esto se deducirá del precio que ofrezcan.

Realice una limpieza en profundidad. Entrar a una casa repleta de muebles y posesiones personales puede hacer difícil que los compradores potenciales se imaginen viviendo ahí. La suciedad puede hacer parecer que la propiedad es más vieja de lo que en realidad es. El desorden puede disuadir a los compradores, el 30% renuncia al ver pelo de mascotas y el 65% se ven desanimados por malos olores. Realice un barrido final antes de la llegada de los compradores potenciales y mantenga su casa ordenada y limpia mientras esté en el mercado.

Si está planteándose vender su propiedad en un futuro próximo y necesita algo de asistencia, contacte con Engel & Völkers. Con expertos y sucursales en todo el mundo, Engel & Völkers está en la mejor posición para ofrecer asesoría y asistencia en cada paso del proceso: desde vender una inversión inmobiliaria perfecta a adquirir la siguiente.

Publicado por en Company | Properties | Residential.


Array
(
)