Selva, la puerta de la Sierra – Mallorca

En el camino hacia Lluc, una vez dejada atrás la ciudad de Inca, el bucólico pueblo de Selva se alza como la principal y más hermosa puerta de entrada a esa maravilla de la naturaleza que es la Serra de Tramuntana. Y es que no en vano este municipio (que incluye, además del propio pueblo, las pintorescas villas de Caimari y Moscari, además de Biniamar y Binibona) cuenta con más de 2.000 hectáreas calificadas como área natural de especial interés que hacen de él uno de los más hermosos de toda la isla de Mallorca.

Agraciada por un paisaje rural que se ha mantenido prácticamente intacto desde su nacimiento –es uno de los pueblos más antiguos de la Isla, ya que fue fundado por el propio Jaime I en 1248–, Selva ha sabido defender su propio carácter a lo largo de las épocas manteniéndolo al abrigo del paso del tiempo. Un simple paseo por las calles de la población nos revela que la modernidad, si bien ha dejado en Selva una huella de progreso fácilmente reconocible, no ha conseguido mermar un ápice las elegantes líneas de su fisonomía y la alegre idiosincrasia de sus algo menos de cuatro mil habitantes, que siguen disfrutando hoy de la paz y el sosiego del que disfrutaron sus antepasados.

El calzado, la piel y la cerámica han sido desde siempre las actividades económicas que han permitido subsistir a los habitantes de Selva y que perviven  actualmente en mayor o menor medida, contribuyendo a otorgarle al pueblo la personalidad diferenciada que lo caracteriza y que es posible observar en el cotidiano quehacer de sus gentes.  Como en tantos otros pueblos de Mallorca, esa personalidad se manifiesta, además de en sus anuales fiestas patronales, en su mercado semanal, cita obligada no solo para los residentes sino también para los habitantes de las localidades cercanas, y en el que, desde primera hora de la mañana, vendedores venidos de diferentes puntos de la isla copan los puestos con todo tipo de productos imaginables. En el caso de Selva, la cita es cada miércoles.

Desde un punto de vista meramente urbano, Selva es también un referente arquitectónico y, por qué no decirlo también, inmobiliario. Junto a las casas solariegas de estilo más tradicional que se extienden de manera abigarrada por el dédalo de calles que conduce a la iglesia del siglo XIV que corona  la parte alta del pueblo, edificaciones más modernas (pequeños bloques de apartamentos, chalets…) se extienden por la parte baja sin que en ningún momento pueda decirse que tal combinación de pasado y presente suponga ofensa alguna para la vista. Antes al contrario, en pocos lugares como en Selva las limitaciones que impone la orografía han sido tan armoniosamente combinadas con la necesidad de dar respuesta a los deseos del cada vez mayor número de personas que lo han elegido como lugar de residencia o de descanso. Y es que adquirir una casa en Selva no es tanto una inversión inmobiliaria como la materialización de un idilio.

 

¿Está usted buscando una finca en las afueras de Selva? ¿O un terreno para construir la casa de sus sueños? ¿O un chalet/ casa de pueblo dentro del bonito pueblo de Selva? No dude en contactarnos, estamos encantados de ayudarle en su búsqueda.

 

Ver oferta actual de inmuebles en Selva

Publicado por en No clasificado.


Array
(
)