Una Navidad italiana

iStock_000001265017SmallTodas las familias tienen su propia manera de celebrar la Navidad incorporando extravagantes rituales que de alguna forma se integran en el modo de celebrar ese día cada No obstante cuán individual sea la Navidad de cada uno, inevitablemente estamos influidos por nuestra cultura nacional, y como tal, celebrar las fiestas en un país extranjero le puede abrir los ojos a un nuevo mundo de magia y misticismo. En Engel & Völkers hemos vivido celebraciones de Navidad en todo el mundo, así que hemos decidido compartir algunas de nuestras tradiciones nacionales favoritas.

En Italia la importancia de la familia se hace más evidente durante las fiestas navideñas combinando el devoto catolicismo con algunos ritos paganos para crear un legado cultural rico y cargado. Algunos investigadores incluso han llegado a sugerir que la fecha oficial del milagro navideño fue elegida deliberadamente para reemplazar las celebraciones del solsticio a fin de ayudar a los nuevos conversos a identificarse con la festividad. Pruebas de que quizá estén en lo cierto las encontramos en tradiciones como la Festa di Ceppo, o “Festival del leño”. En Nochebuena se le prende fuego a un leño enorme, según la tradición cortado del árbol más grande que uno pueda encontrar, y se le deja ardiendo hasta Año Nuevo. No obstante, aunque esto en su día se hacía para representar el renacimiento del sol, hoy en día es más probable que nos expliquen que simboliza el fuego que calentó a la Virgen María y al niño Jesús en Belén.

Aunque muchos niños en todo el mundo ahora esperan con ansiedad la venida de Papá Noel, en Italia La Befana sigue visitando a los niños. En la víspera del día de Reyes, el 5 de enero, esta alegre anciana que viaja sobre una escoba baja por las chimeneas para darles dulces a los niños que se han portado bien. A cambio los niños le dejan algo de comida y de vino para asegurarse que pueda continuar su viaje sin hambre. Aunque la aparición de la Befana coincide con la “manifestación de la divinidad”, sus acciones tienen un impactante parecido con la antigua diosa romana Strenia, cuyos presentes incluían higos, dátiles y miel, lo cual le da un toque pagano a la fiesta más cristiana.

Una parte de la navidad italiana que puede resultar menos atractiva para los miembros más jóvenes de la familia es el ayuno en Nochebuena hasta después de la Misa del Gallo. Al volver a casa, todos se alegran de comenzar el Festín de los Siete Pescados, una elaborada cena que tradicionalmente incorpora siete tipos de marisco. Al día siguiente la carne vuelve al menú en una larga cena que culmina con un delicioso panettone la versión italiana del pastel de Navidad. Los tradicionales dulces navideños como mazapán, turrón, pan de jengibre y guirlache se siguen degustando hasta bien entrado el año. Al ser Italia el país del Prosecco, ninguna celebración estaría completa sin unas cuantas botellas de esta bebida espumosa.

Si le parece que las tradiciones italianas son para todos los días y no solo para la Navidad, quizá quiera considerar invertir en una segunda residencia de su propiedad en este fascinante país. Ya quiera despertarse con vistas a los Dolomitas, los lagos del Norte o las colinas toscanas, Engel & Völkers puede ayudarle a encontrar la región perfecta y el inmueble apropiado para usted y su familia.

Publicado por en Company | E&V Worldwide.


Array
(
)