Altea

Altea, bello y mágico pueblo de la Costa Blanca, protegido por la Sierra de Bernia, se hace hueco entre el mar y la montaña otorgándole un microclima creado por nuestro Mar Mediterráneo disfrutando de un sol espléndido casi todos los días del año. Altea ha sido y sigue siendo un pueblo marinero y de artistas, lugar de inspiración para poetas, pintores, escritores, músicos….

Engel & Völkers Altea

Altea, Casco Antiguo

 

El atractivo de este pueblo es la diversidad de infinitos rincones con encanto:

 

Por una parte el casco antiguo, donde se encuentra una gran variedad de restaurantes que con sus cocinas ha hecho Altea un sitio para venir a comer o cenar, asentado sobre un cerro cuya máxima altura corresponde al campanario y a la amplia bóveda rematada por singulares cúpulas de tejas azules y blancas de la iglesia. Desde la plaza de esta iglesia puede contemplarse toda la costa alteana. A partir de ahí descienden un laberinto de callejuelas empedradas  y escalonadas, con un despliegue de colores y aromas, sus casas blancas, el azul turquesa del Mediterráneo, el fucsia de las buganvillas y el olor a azahar de sus naranjos y limoneros. El encanto de esta parte de Altea es su multitud de tiendas de artesanía, galerías de arte y restaurantes con sus terrazas de las que se puede disfrutar de noches mágicas.

 

Otra zona que es recomendable recorrer es la costa alteana, desde el Mascarat hasta El Albir. El Mar Mediterráneo rompe aquí con un sonido especial, distinto al resto de la costa, debido a los cantos rodados y las rocas de las preciosas  playas. También la infinidad de calas que podemos encontrar a lo largo de su litoral invitan para realizar infinidad de deportes acuáticos y buceo.

 

El Paseo Marítimo, con su variedad de restaurantes y terrazas es otro sitio donde se puede disfrutar de la gastronomía típica con sus productos autóctonos tanto del mar como de la huerta. Poder recorrer todo el paseo desde el Albir en bicicleta o andando es un privilegio que nos llena de sensaciones.

 

Luego tenemos la Sierra de Bernia, con sus urbanizaciones tranquilas que gozan de unas vistas espectaculares y con todas las comodidades y servicios necesarios para tener una excelente calidad de vida.

 

Los dos puertos: el Puerto Deportivo que está situado en el centro de Altea, y el antiguo puerto de Campomanes, hoy llamado Marina Greenwich, donde se encuentran los barcos de más calado y donde se puede disfrutar del encanto especial que tiene la vida de un puerto con sus tiendas, restaurantes de lujo y deportes náuticos. 

Engel & Völkers Altea

Navegando Altea

 

En definitiva, Altea es un lugar al que hay que venir “vacío” para alimentar el alma con todos los regalos y sentidos  que nos da esta tierra. 

Publicado por en Residential.


Array
(
)