Aventura en Cala Ratjada en Mallorca

Por fin ha encontrado su propiedad especial en Cala Ratjada. Puede que ya haya realizado su sueño de tener una casa propia, pero Mallorca tiene muchas más cosas para ofrecerle que sólo su villa de ensueño.

 

Dado que en Cala Ratjada se encuentra el segundo puerto más grande de Mallorca, puede usted, como aficionado al pescado, darse una vuelta para buscar una nueva pezca. Junto a los pescados también hay langostas. ¿No sabe lo que es una langosta? Langostas son cangrejos. Antiguamente había en la isla para esta especie particular de cangrejos las llamadas casas de langostas. En estos locales se conservaban los cangrejos antes de ser vendidos. Hoy en día esta especie de almacenes de cangrejos están declarados monumentos nacionales.  

 

Casa con vista al mar Mediterráneo en Cala Ratjada (Mallorca).

Casa con terraza situado en Cala Ratjada en el mar.

 

Ya el solo nombre Cala Ratjada suena a aventura y secretos. Esta localidad lo demuestra desde hace mucho tiempo. En el siglo XV contruyeron los habitantes muchas atalayas para protegerse de los ataques de piratas. Por ello se construyó la llamada “torre ciega” Sa Torre Cega, la cual podían ver los agresores desde lejos. Sobre las ruinas de esta atalaya construyó el arquitecto Juan March una villa más o menos en el 1900. El banquero y estafador Juan March fue un pionero arriesgado quien apostaba todo a una carta para obtener todo lo que quería.  

 

Usted no tiene que actuar tan arriesgadamente como Juan March. Pero puede una que otra vez hacer algo extraordinario, como por ejemplo escalar un faro. Para los niños es toda una aventura ver un faro desde dentro. Atrévase a emprender un pequeño viaje de exploración al  interior del Far de Capdepera. Paso a paso escale la vertiginosa estructura hélice de la escalera de caracol. Tenga valentía, será recompensado con una vista maravillosa a Cala Ratjada.

 

Luego de haber escalado con valentía el faro y de haber disfrutado de la vista espectacular, querrá hacer otras actividades. Si desea escalar como Robinson Crusoe los acantialdos escabrosos, este es el lugar correcto. Siga trepando con tranquilidad, pero no se confíe demsiado para evitar una caída. Se podría lastimar más que un dedo. Si ya ha jugado mucho al Robinson Crusoe, puede darse un baño revitalizante.  

 

Si se ha despertado su curiosidad encuentre aquí más información sobre nuestra oferta de propiedades en Cala Ratjada y alrededores.

Publicado por en Properties | Residential.


Array
(
)