El polo: deporte de reyes

PoloA menudo conocido como “deporte de reyes”, la historia del polo es mucho más antigua que los linajes de los influyentes aristócratas que practican este deporte. Se estima que sus orígenes datan de alrededor del siglo 6 a.C., cuando era un juego de entrenamiento para la caballería del ejército, y rápidamente se convirtió en un deporte nacional ampliamente celebrado en la antigua literatura persa. Aunque al principio el polo se expandió con éxito por gran parte de Asia y de Oriente Próximo, el juego fue introducido por primera vez a Europa desde la India.

El estado de Manipur, al noreste del país, tiene el campo de polo más antiguo del mundo. Allí, los colonos británicos vieron jugar al polo por primera vez. El primer club de polo moderno fue fundado en Assam en 1834 y desde entonces el juego ha sido exportado a todo el mundo. En la actualidad se juega oficialmente en 77 países, en 16 de manera profesional, siendo Argentina el país con más número de jugadores en la historia que han conseguido el máximo hándicap de diez goles. Otros sitios de gran tradición polista son Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, China, Dubái, España y Chile.

En Europa la temporada va de finales de abril a finales de septiembre. En el hemisferio sur la temporada va de octubre a mediados de marzo, aunque en algunos lugares como Australia, Sudáfrica y los EE.UU. se juega durante todo el año. En los últimos años el polo ha conquistado climas más fríos como en Suiza, donde el St. Moritz Polo Club lleva organizando torneos en la nieve desde 1983 y en Rusia y China también hay torneos internacionales de “polo nieve”.

Los costes asociados con cualquier deporte que incluya caballos han ayudado a preservar el estatus del polo como un deporte de la élite, en el que miembros de la realeza y la aristocracia son algunos de los jugadores más famosos. No obstante, la mayoría de los partidos de polo están abiertos al público, y muchos clubes pequeños ofrecen entradas gratuitas a los partidos. En el campo de polo, el terreno de juego es un área de hierba de un máximo de 275 metros de largo por 180 metros de ancho, lo que lo convierte en el terreno de juego más grande de un deporte organizado. Cada equipo está formado por cuatro jinetes y sus monturas, en equipos mixtos. Un partido moderno dura alrededor de hora y media, dividido en varios periodos de siete minutos llamados chukkers, entre los cuales los jugadores tienen que cambiar de caballo.

Como la mayoría de deportes populares, las reglas del polo no son complicadas en sí, pero se requiere mucho entrenamiento, determinación y atletismo para convertirse en un jugador diestro. El objetivo principal es marcar goles montado a caballo golpeando una pequeña bola de plástico en la portería del oponente. Además de ser excelentes jinetes, los jugadores necesitan un perfecto entendimiento de las tácticas para evitar faltas accidentales que resulten en penalidades.

Cada año se realiza una clasificación de los polistas profesionales en la que se computan los goles que han marcado para darles un hándicap de entre -2 y 10. El hándicap de los equipos se calcula en función del de sus jugadores. En la Engel & Völkers 2013 Polo Cup hubo varios equipos con hándicaps de +5 o +6 con el resultado de una gran competitividad y emocionantes partidos.

Las escuelas de polo de Engel & Völkers en Hamburgo, Berlín y Mallorca entrenan a los futuros profesionales, pero también ofrecen todo tipo de cursos desde principiantes a entrenamiento intensivo. Visite nuestra página oficial del “deporte de reyes”.

 

Aquí puede encontrar información sobre la Engel & Völkers Polo Cupwww.engelvoelkers.com/polocup

Publicado por en Company | E&V Worldwide.


Array
(
)