El Real Madrid se proclamó este sábado campeón del mundo tras derrotar a San Lorenzo de Almagro.

El Real Madrid se proclamó este sábado campeón del mundo tras derrotar a San Lorenzo de Almagro. En una final sin historia, dominada de cabo a rabo por los merengues, y que decidió los goles de Sergio Ramos y Gareth Bale, al final de la primera mitad y al comienzo del segundo acto en lo que fue la vigésimo segunda victoria consecutiva de los de Ancelotti.

Un triunfo que permite poner el mejor de los broches a 2014, el año natural en que el Real Madrid conquistó más títulos de su historia [Champions, Copa, Supercopa Europa y Mundial] y estirar su dulce momento. Un curso imborrable en la memoria de los blancos, que apenas sufrieron este sábado para ganar al equipo del Papa Francisco. El ideario del ‘Ciclón’ pasaba por incomodar a los de Ancelotti, sacarles del partido y rascar alguna tibia que otra. El ‘abc’ de los argentinos quedó muy claro en los primeros diez minutos. El único objetivo era desesperar a un Real Madrid que tardó mucho menos en evidenciar las diferencias con su rival. Primero fueron Cristiano y Benzema, voluntariosos sin acierto, y luego lo intentó James en la línea de tres cuartos. El colombiano, que regresaba al once tras su lesión, estuvo algo lento, sin la fluidez habitual y restando enteros a la versión más íntegra de Isco, menos arropado que cuando juega Illaramendi, el gran damnificado en la apuesta de Ancelotti. Dada la situación del tablero, con los argentinos asumiendo su incapacidad frente a la de su oponente, llegó el primer gol del encuentro, obra de Sergio Ramos. El mismo que extasió al madridismo en la final de Lisboa volvió a suspenderse en el cielo para hacer de cabeza el 1-0 y comenzar a marcar el paso. ¿San Lorenzo? Sin noticias de los azulgranas.

 

 

 

Publicado por en No clasificado.


Array
(
)