El sector inmobiliario recupera las inversiones extranjeras

Según diferentes fuentes (Tve, expansión, entres otros) España retoma su liderazgo entre los países que más inversión extranjera directa recibieron en 2013, con un crecimiento del 8,8%  y una inversión de  39.167 millones de dólares (unos 28.755 millones de euros). Se sitúa en el cuarto puesto entre los países desarrollados, tras Estados Unidos, Canadá y Australia; en el primer país europeo a la cabeza de recepción de inversiones; y en el puesto noveno de los países del mundo según la UNCTAD.

La mayor parte de las inversiones (el 62,1%) provino de los siguientes países: Países Bajos, Reino Unido, Francia, Alemania, Estados Unidos y Luxemburgo. La caída del flujo inversor de EEUU (-43%), Luxemburgo (-27,3%) y Alemania (-3,7%) fue compensado por el aumento de Francia (se disparó un 104%) y Reino Unido (un 86,3% más).

Retomamos pues, un ranking similar a los momentos anteriores a la crisis y recuperamos la confianza de los inversores extranjeros.

En cifras generales esta inversión extranjera directa supone el 52,7% del PIB de nuestro país.

España ha recuperado largamente su competitividad en términos económicos. Sectores como la optimización de las infraestructuras, la cualificación del mercado de trabajo y la mejora de servicios relativa a la oferta turística, nos han puesto de nuevo en el punto de mira de países que desean invertir de forma segura y eficiente. Para este año dos mil catorce las previsiones de crecimiento han cumplido sus expectativas a lo largo de estos primeros meses. Nuestro país crece de nuevo y esta vez de forma moderada y segura: las inversiones que llegan a España son a largo plazo, un factor importante para sostener el crecimiento económico.

 

La inversión extranjera en el sector inmobiliario ha sido de 1.787 millones, ha sido la que más aumentó respecto a 2012 con una resultado del  66,7%. Otros sectores de inversión han sido: finanzas y seguros, industria manufacturera y construcción.

Debemos recalcar que nuestro país, dispone de una moderna y completa red de infraestructuras: primera red europea de trenes de alta velocidad y de autopistas y autovías, así como tres de los puertos de mayor tráfico de contenedores y dos de los mayores aeropuertos de Europa.

 

El mercado español es uno de los mayores de Europa, con 47 millones de consumidores, a los que hay que sumar los  más de 56 millones de turistas que visitan España todos los años.

El tratamiento fiscal a la I+D+i es uno de los más favorables de los países de la OCDE.

El régimen fiscal especial para los holdings empresariales internacionales se encuentra entre los mejores de Europa.

80 convenios de doble imposición firmados con los países que representan el 95% del PIB mundial.

Es destacable también la cualificación de los recursos humanos, muy apreciada por el empresario extranjero:

• La fuerza laboral destaca por su alta preparación, creatividad y dinamismo.

• Los costes laborales en España, en términos de coste/hora, se sitúan por debajo de la media de la Unión Europea (grupo de los 27).

 

En el campo de la innovación, hay que destacar la existencia de más de 80 Parques Tecnológicos, que acogen la actividad de 5.515 compañías tecnológicas.

 

Retomando el campo inmobiliario hay que reseñar que el mayor crecimiento de la inversión extranjera se ha producido en las poblaciones costeras. El atractivo turístico derivado del enclave geográfico, la climatología y la cultura son la clave. Por otra parte, las catástrofes de carácter natural sufridas por otros países elegidos como destino turístico residencial, nos han permitido aumentar las cifras de inversores interesados en comprar vivienda en nuestro país.

La implantación de compañías aéreas de bajo coste también facilitan el acceso a nuestro país.

También hay que mencionar el el coste de vida relativo del país de destino frente al país de origen de inversor es un factor que el inversor inmobiliario tiene en cuenta a la hora de elegir España.

 Engel & Volkers Vigo economía

Publicado por en Residential.


Array
(
)