Martes viajero: esquiar en Canadá

Esquiar en CanadáAdemás de ser el hogar del sirope de arce, de los alces y de los inventores del Trivial Pursuit, Canadá también es uno de los mejores lugares de América del Norte para ir a esquiar. Aunque Whistler Blackcomb en la Columbia Británica es la estación de esquí que más atención mediática atrae, el Parque Nacional Jasper en Alberta, el más grande de las Montañas Rocosas, iguala sus numerosas atracciones. En verano, encontrará multitud de senderistas empapándose del sol y del fresco aire de montaña, pero es en invierno cuando este vasto parque funciona a pleno rendimiento. Las fuertes nevadas convierten Jasper en un paraíso invernal, con esquiadores y patinadores que acuden en manada para disfrutar de los lagos helados y de las nevadas laderas.

El Valle de Tonquin es el lugar favorito de los esquiadores de travesía. Aquellos a los que les apetezca adentrarse en un terreno virgen para añadirle algo de aventura a su viaje tienen un refugio a 18km de la carretera más cercana. Aunque lo remoto del lugar pueda parecer descorazonador, si aún no ha probado el esquí fuera de pista, este es un buen lugar para empezar. El terreno no es demasiado exigente, hay poco riesgo de avalanchas, y podrá alquilar sin problemas esquís de travesía en la misma ciudad de Jasper. Son parecidos a los esquís de fondo, pero algo más anchos. Si de verdad quiere explorar esta área de forma segura es esencial tener el equipamiento adecuado. Los encantadores refugios de esquí desperdigados por toda la zona garantizan que no tendrá que arriesgarse a pasar la noche helado durmiendo en una tienda, permitiéndole añadir un poco de confort y comodidad a su aventura a la antigua usanza.

Si prefiere ir sobre seguro con una ruta estándar de esquí de fondo, hay multitud de caminos que requieren diferentes habilidades, todos insertos en el imponente escenario de los lagos helados, los árboles cubiertos de nieve y las enormes Montañas Rocosas de Jasper. El sendero del lago Maligno es perfecto para principiantes o familias, mientras que los senderos entre las cataratas de Athabasca y el valle de Whirlpool ofrecen algunas de las vistas más impresionantes del parque.

Para esquí alpino diríjase al Marmot Basin, que a menudo no está tan abarrotada comparada con las laderas del Whistler. También hay una escuela de esquí para principiantes, con lo que este destino es especialmente apropiado para vacaciones en familia. Si prefiere el snowboard al esquí, está de enhorabuena: el parque para la práctica del snowboard está lleno de saltos, raíles y otros obstáculos, lo cual lo hace extremadamente popular entre snowboarders y esquiadores que quieren probar sus nuevos trucos de freestyle. La escuela de esquí también ofrece clases en el parque de snowboard, así que si le resulta interesante la idea pero no lo ha intentado nunca, los expertos podrán ayudarle a dominar las habilidades básicas.

Los chalés de esquí suelen ser considerados inversiones de bajo riesgo y con gran valor para las carteras inmobiliarias, en especial en estaciones tan apetecibles como Jasper. Si está pensando en invertir en una propiedad en una estación de esquí, Engel & Völkers puede ayudarle a encontrar su lugar en la nieve. Ya esté buscando un retiro de temporada o una estupenda y rentable oportunidad para alquilar, nuestros agentes inmobiliarios serán capaces de ofrecerle su consejo de expertos desde el principio hasta el cierre de la compraventa y le guiarán hacia una selección de propiedades acordes a sus necesidades específicas.

Publicado por en Company | E&V Worldwide | Residential.


Array
(
)