Martes viajero: esquiar en Klosters

Martes viajero: esquiar en KlostersCualquiera que sea su opinión sobre la Familia Real Británica, no podrá negar que tienen un excelente gusto en lo que a estaciones de esquí respecta. Durante años los Windsor han sido los residentes invernales más celebrados de Klosters, haciendo gala de una lealtad a la estación suiza que está justificada por la perfecta mezcla de pintoresco paisaje rural con hoteles de siete estrellas. A pesar de su buena reputación como destino de vacaciones preferido por los Windsor, Klosters nunca ha cedido a la tentación de crecer demasiado, gracias a lo cual ha preservado el ambiente de pueblo y ha añadió un aire de exclusividad. Aún mejor, esto tampoco ha resultado en una inflación excesiva, Klosters sigue siendo una de las estaciones de esquí de los Alpes con los precios más razonables. No es sorprendente que los chalés y apartamentos no permanezcan mucho tiempo en el mercado, pero si es tan afortunado como para adquirir propiedad en la zona, tendrá casi garantizada una inversión a largo plazo fructífera y segura.

Al combinarla con su vecina Davos, Klosters ofrece un total de más de 320 km de pistas y algunos fuera de pista excelentes, con oportunidades para que esquiadores de todas las edades y habilidades se sientan tan desafiados o cómodos como deseen. Esta variedad de alguna manera explica el embrujo que Klosters parece tener en sus visitantes: muchas familias eligen hacer de esta su única parada de la temporada y regresan año tras año. La Familia Real es tan solo un ejemplo de esto: es una larga tradición que la Familia Real visite una vez al año, en especial el príncipe Carlos, en cuyo honor la estación ha bautizado un remonte. De cualquier manera la reputación de Klosters como destino de elección de la élite mundial es anterior al patrocinio de los Windsor, ya en los años 50 estrellas de Hollywood como Gene Kelly o Rex Harrison estuvieron en la estación y cenaron en el legendario Chesa Grischuna.

A diferencia de muchos pueblos de esquí modernos, Klosters ha enfocado sus opciones de après ski más hacia la restauración gourmet en detrimento de las fiestas hasta el amanecer, lo cual también ha ayudado a que no se vea invadida por hordas de estudiantes. Las tiendas reflejan la misma filosofía: pequeñas tiendas de diseñadores bordean las calles del pueblo. Los no esquiadores pueden pasar sus días relajándose en los spas, o mantenerse ocupados con una variedad de otros deportes de invierno, como patinaje sobre hielo, snowboarding y trineos. Aunque los hoteles aquí son famosos por su opulencia, el hecho de que la mayoría de los visitantes de Klosters se vean atraídos de vuelta invierno tras invierno hace que la propiedad inmobiliaria aquí sea una inversión especialmente rentable. A pesar de ser muy famosa como destino de esquí, los visitantes con casas en el pueblo podrán sentirse igual de a gusto en verano, cuando abre la piscina y los espectaculares senderos de montaña quedan a disposición de senderistas, montañeros e incluso ciclistas.

Si está pensando añadir un chalé o apartamento en Klosters a su cartera inmobiliaria, póngase en contacto con Engel & Völkers para recibir asistencia de expertos en su búsqueda. Nuestros agentes internacionales tienen una amplia experiencia en asistir a compradores de todo el mundo y asesorarles sobre el mercado local para que su transacción se desarrolle sin problemas de principio a fin.  

Publicado por en Company | E&V Worldwide | Properties.


Array
(
)