Martes viajero: estaciones francesas de esquí (Parte 2)

Martes viajero: estaciones francesas de esquí (Parte 2)Bienvenido a la segunda parte de nuestra serie sobre las mejores estaciones de esquí francesas. Ahora que la temporada de esquí en Europa está a punto de comenzar, es el mejor momento para empezar a planificar sus perfectas vacaciones de invierno. La última vez hicimos un tour relámpago por los gloriosos Les Trois Vallées, el área de esquí más grande de Europa y uno de los destinos invernales más populares. Esta semana nos centraremos en otras de las impresionantes estaciones que ofrecen las montañas francesas, cada una es una experiencia única.

Morzine

 Si está dudando entre esquiar en Francia o en Suiza, Morzine es la solución perfecta ya que ofrece fácil acceso a las pistas de estas dos naciones alpinas. La estación tiene prácticamente la mayor garantía de nieve en los Alpes, y también tiene mucho que ofrecer para los no esquiadores entre lo que se incluye una pista cubierta de patinaje donde podrá ver al equipo local de hockey en acción.

La ubicación de Morzine en el corazón del área de esquí de Portes du Soleil la hace el lugar ideal tanto para principiantes como para profesionales experimentados con multitud de suaves descensos azules y rojos en la zona de Le Pleney. Los que necesiten un desafío mayor pueden satisfacer su mono de adrenalina en Mont Chery, que tiene una impresionante cantidad de pistas rojas de más dificultad y pistas negras. Los que tengan segundas residencias en la zona tendrán también acceso a 40 restaurantes gourmet diferentes además de docenas de bares en las calles del pueblo.

Tignes

Como parte del área de esquí Espace Killy, Tignes es una alternativa popular para aquellos que buscan volver a lo básico. No está a tanta altura como Val Thorens, la estación de esquí más alta de Europa, pero con sus 2100m sobre el nivel del mar tampoco se encuentra muy lejos. Hay más de 20km de preciosas pistas a explorar en ambas secciones de la estación: la glacial y la montañosa. Aunque la temporada empieza tan pronto como finales de noviembre en la parte glacial del área de esquí, los entusiastas de los deportes de nieve pueden empezar a disfrutar de la parte montañosa hacia mediados de diciembre. Aquellos que necesiten un tentempié a media tarde podrán parar a degustar una crepe en cualquiera de los restaurantes de la cima de la estación antes de descender al pueblo para una merecida sesión de après ski.

La Mongie

Los Alpes no son las únicas montañas en Francia: la estación de La Mongie en los Pirineos se ha convertido en una excelente alternativa a los Alpes. Es un sitio popular entre franceses pero por su ubicación a solo 20km de la frontera es probable que encuentre casi tantos turistas españoles como franceses. La estación tiene unos 100km repartidos en 69 pistas, así como un número de pistas infantiles y una escuela de esquí angloparlante. En la estación hay un relajado ambiente de après ski y algunos balnearios excelentes en la cercana ciudad de Bagnerès-de-Bigorre.

El mercado inmobiliario en las estaciones de esquí francesas ha probado ser resistente a la tempestad económica por lo que ahora es el momento perfecto para empezar a invertir en la zona. Una segunda residencia cerca de una estación de esquí francesa es una excelente oportunidad de inversión que gracias a la alta demanda de alquileres de vacaciones le aportará ingresos adicionales en los meses de invierno. Engel & Völkers tiene empleados con experiencia en oficinas en toda Francia a la espera de poder ayudarle y asesorarle en su próxima adquisición inmobiliaria.

Publicado por en Company.


Array
(
)