Nochevieja, una noche especial

Ya falta poco para la última noche de este 2014 y el inicio de un año nuevo, lleno de expectativas, ilusiones y esperanzas. Ante esto, algunas ideas, curiosidades y recomendaciones para Nochevieja: 

Ante la incertidumbre sobre lo que nos deparará el cambio, el rito de preparación de este día es preparado por nuestros familiares (o nosotros mismos) con días de antelación.

Son fechas señaladas en donde la familia y amigos se reúnen y comparten tiempo juntos, tiempo del cual puede que a lo largo del año no sea posible: personas en el extranjero u otras provincias, el ritmo de vida actual… es por ello que se cuida con mucho cariño e ilusión hasta el último detalle: para que no sólo la compañía lo hagan agradable, sino también la estancia en la que os encontráis sea todo lo acogedora y hogareña que pueda.

tarjetas con nombres en bombones para la mesa de nochevieja

Porque la preparación del salón, la confección del menú, etc. Forma parte del querer que todo sea perfecto y disfrutar al máximo sin que falte de nada.

Para nada más sorprender a tus invitados al llegar a casa, un detalle como el colocar algún elemento con el nombre de los comensales para su orden de colocación, ya muestra un grado de dedicación y cortesía haca ellos. Es algo que hace ilusión y que no todos se lo esperarán.

En cuanto a la decoración de la mesa, los colores de estas fechas con los metálicos junto con el clásico rojo y/o verde.

Detalles en dorado o plata como los centros de mesa, cubiertos o mantel hacen del momento algo elegante y cuidado.

El detalle de la servilleta, la forma de colocarla o envolverla, el servilletero, también puede estar combinado con los demás tonos de la mesa o del ambiente.

Si vuestro salón es más bien de tonos oscuros, con muebles negros, podéis jugar con ello y combinarlo con un mantel o velas que le den un contraste armónico y elegante. 

collage ideas decoración mesa nochevieja

Existen muchas versiones sobre el origen de la tradición de las doce uvas. Se dice que en 1882 José Abascal, el alcalde de Madrid en esta época, estableció una tasa de cinco pesetas a aquellos que trasnocharan la noche del 5 de enero y molestaran a los vecinos. Fue entonces cuando los  madrileños trasladaran la fiesta a la Puerta del Sol el 31 de diciembre, y haciendo caso omiso de las autoridades.

Se dice que la gente que aquí acudía, comían uvas con las campanadas con el fin de ridiculizar y satirizar la costumbre de los más pudientes en este día durante la cena, ya que éstos no tomaban las ‘doce uvas acompañadas con champagne’, si no que eran las uvas lo que les servía de aperitivo para la bebida.  

Esta costumbre se hizo muy popular y los comerciantes de la zona comenzaron a vender por allí las ‘uvas de la suerte’, hábito que se extendió por todo el país.

Aquí los productores de uva, aprovechando un exceso de cosecha que se produjo en 1909, vieron una gran oportunidad para librarse de esa excedencia de materia.

En 1902, periódicos de la época ya recogen que esta tradición que se había vuelto tan popular, había sido acogida por la aristocracia también, teniendo presencia en sus ágapes las ‘uvas de la suerte’: dejan de ser acompañamiento para convertirse en elemento imprescindible en este día.

Y para no dejar de lado esta historia, aquí os mostramos algunas formas de presentación para cuando llegue el momento de estar todos juntos, en familia, amigos, o todo, y no dejar indiferente a nadie: 

uvas para nochevieja

 

 ¡Que paséis una feliz noche rodeados de los que queréis y os quieren!

 

Publicado por en E&V Worldwide | Interiors | Interiors.


Array
(
)