Un fin de semana en Berlín

Un fin de semana en Berlín Roma puede que tenga el título de La Ciudad Eterna, pero en Berlín encontrará una ciudad en constante cambio, que evoluciona y se reinventa a sí misma para reflejar los tiempos, lo cual la convierte en un lugar bastante interesante para pasar el fin de semana. Con su vida cultural sin par y su larga y dramática historia, cuyas cicatrices siguen siendo evidentes a lo largo y ancho de la ciudad, tendrá que levantarse pronto y acostarse tarde si quiere ver lo mejor de Berlín en apenas 36 horas.

Berlín es conocida como la capital de las empresas de nueva creación de Europa, una reputación que ha atraído a un aluvión de jóvenes profesionales expertos; y donde hay jóvenes profesionales expertos no tardan en llegar las tiendas de café de comercio justo y modernos bares de copas. Empiece su viernes noche en el moderno barrio de Mitte, rodeado por extravagantes galerías y abarrotadas discotecas. Pase unas horas en Die Weinerei, donde podrá alquilar un vaso por dos euros y beber tanto vino como quiera pagando tanto como crea apropiado.

A la mañana siguiente conozca la ciudad un poco mejor con una visita guiada gratuita cortesía de Sandeman’s New Europe. Las visitas comienzan bajo la imponente sombra de la Puerta de Brandeburgo, uno de los iconos de Berlín, antes de proseguir con la visita de tres horas a los rincones más emblemáticos de la ciudad. Durante el transcurso de la visita lo escuchará todo sobre la fascinante historia de la ciudad, visitará el Monumento del Holocausto y el Checkpoint Charlie e incluso descubrirá cuál es la tienda de kebab favorita de Angela Merkel.

Si siente la necesidad de ir de compras querrá dirigirse a la famosa calle Kurfürstendamm, un bulevar de tres carriles donde se encuentran las filiales alemanas de Chanel, Luis Vuitton y Valentino. Por la noche pruebe lo mejor de la cocina local en Florian, donde el menú escrito a mano contradice el esmero con que se preparan los platos con los productos orgánicos más frescos. Tras la cena deléitese en uno de los famosos cafés-teatro de la ciudad.

Empiece con buen pie el domingo con un desayuno de café y bollería en la Bäckerei Balzer, una panadería familiar especialmente famosa por sus Streuselschnecken, una caracola cubierta de bolitas de mantequilla, harina y azúcar. El negocio data de los años 20 y todavía sigue teniendo fieles adeptos en Mitte, algo que entenderá cuando haya probado sus deliciosas creaciones caseras. Pase el resto del día explorando la Isla de los Museos. Aquí encontrará el Altes Museum, la Galería Nacional y el inusual Museo de Pérgamo, que alberga reconstrucciones en escala real de la Puerta de Ishtar de Babilonia y del Altar de Pérgamo.

Si le ha gustado esta instantánea de Berlín, puede que quiera considerar invertir en una propiedad local conEngel & Völkers. La fuerza de la economía alemana combinada con los relativamente bajos precios inmobiliarios en comparación con otras capitales como Londres y Nueva York, hacen de esta una opción cada vez más atractiva para inversores, y en una ciudad que ofrece de todo desde casas históricas hasta modernos áticos, seguro que encuentra una segunda residencia que le encante.

Publicado por en Properties.


Array
(
)