Rebajas aplicadas sobre el precio inicial en las compraventas de inmuebles del 2014

Según un estudio del portal inmobiliario Fotocasa, los propietarios que vendieron su vivienda en el 2014 tuvieron que rebajar, de media, un 15% con respecto al precio inicial. Aun así este descuento es un 32% menor que el aplicado en el 2013. Otros estudios en España señalan que el descuento medio supera el 20%. 

 

Pues bien, los datos y las conclusiones del estudio de Fotocasa contrastan con nuestros resultados: los propietarios que vendieron su vivienda a través de Engel&Völkers La Moraleja y Puerta de Hierro durante el 2014 tuvieron que rebajar de media un 7%. Este aspecto es un elemento a tener muy en cuenta a la hora de seleccionar una agencia inmobiliaria. En Engel&Völkers realizamos un riguroso proceso de valoración de la propiedad, que presentamos al propietario, y sólo nos comprometemos a su comercialización cuándo acordamos del propietario un precio de salida adecuado, realista y de mercado, en base a la valoración presentada. En definitiva, trabajamos sólo con propiedades seleccionadas: política de calidad, no de cantidad. Esta filosofía, unido al hecho de que cuidamos mucho el producto, el proceso de comercialización, las herramientas de marketing y el proceso de negociación nos permite conseguir reducir las rebajas al mínimo y evitar que la venta de la vivienda se convierta en un bazar. 

 

Otras conclusiones importantes del estudio de Fotocasa son las siguientes:

  • El 28% de los encuestados consiguió vender en el 2014. Es decir, tan sólo se vendió una de cada cuatro viviendas entre los encuestados. Lógicamente el mercado inmobiliario se compone de muchos micro-mercados diferentes y cada uno de estos micro-mercados tienen sus propios ratios de éxito. 
  • El promedio de tiempo en venta para una vivienda vendida fue de 11.5 meses mientras que el promedio de tiempo que llevan a la venta las viviendas no vendidas es de 14 meses. 

El 84% de los encuestados tuvo que bajar el precio de venta en algún momento durante el proceso de venta. Este es otra de las consecuencias negativas de no fijar un precio adecuado desde el inicio: la vivienda sufre rebajas de precio, ya que el precio de partida no genera ninguna demanda, y estas rebajas impactan negativamente en la percepción que los potenciales compradores se forman sobre esa vivienda. Se inicia una espiral negativa de la que es difícil salir y se acaba vendiendo a un precio significativamente menor del que se hubiera obtenido si se hubiera fijado de partida un precio adecuado y se hubiera recurrido a los mejores profesionales.

Publicado por en Presse.


Array
(
)