Ruido en el vecindario

Noise in the NeighbourhoodEl ruido forma parte del día a día y también de la vida en el vecindario. Si uno quiere tener una convivencia en armonía, también debería tolerar los ruidos de sus vecinos, ya sea el concierto de piano por la noche o la fiesta en el piso de estudiantes. ¡Pero por suerte entre vecinos no se ha de tolerar todo! Lea nuestros consejos sobre el tema ruidos en el vecindario.

¡Celebramos una fiesta!

Es de buena educación avisar a los vecinos de una fiesta, y dado el caso invitarlos. También hay que procurar que los invitados a la fiesta no se despidan en la escalera del edificio. ¿Ha pensado en tener un detalle con sus vecinos antes o después de la fiesta? Un detalle como flores o pasteles puede mejorar la comprensión mutua. En especial a partir de las 22 horas al celebrar fiesta es necesario tener consideración con los vecinos.

Televisión, música y compañía

En el caso de música y televisión se aplica la regla: ¡volumen moderado! Fuera del piso la música prácticamente no debería oírse. Lo mismo es válido para tocar música en casa: ya toque el piano o el saxofón, respete la hora de la siesta. Por la noche a partir de las 22 horas no debería ensayarse más. Aquí es conveniente acordar unas horas de ensayo con los vecinos, para que todos puedan ajustarse a ese horario.

Ruido por niños

Los niños hacen ruido y están en su derecho. Se debería procurar que no hicieran demasiado ruido y por ejemplo que no jueguen al fútbol en el pasillo de casa, aunque por regla general los vecinos han de soportar el ruido infantil. Aquí no se puede tener consideración con el descanso nocturno, puesto que niños pequeños y bebés a menudo lloran por la noche. No obstante, tras una ruidosa tarde de juego o una noche intranquila es recomendable buscar el diálogo con los vecinos y mejorar la relación mutua.

Nuestro consejo: respete el descanso nocturno entre las 22 y las 6 horas y también en domingos y festivos procure tener consideración con sus vecinos. Su vecino también tiene derecho a un fin de semana tranquilo y relajante.

Suele ser más sencillo tolerar de manera comprensiva el ruido de los vecinos si se les conoce bien. A menudo el ruido no se puede evitar, pero cuando uno conoce las costumbres y el día a día de sus vecinos algunos problemas se pueden resolver dialogando. La comunicación adecuada desempeña aquí un papel decisivo para hacer posible a largo plazo la consideración mutua para ambas partes.

Publicado por en Company.


Array
(
)