Tendencia de interiores: Cómo construir un jardín japonés

Tendencia de interiores: Cómo construir un jardín japonésLos jardines japoneses son curiosos espacios pintorescos dispuestos de manera que consiguen capturar la belleza de la naturaleza salvaje en miniatura. Musgo, rocas y agua se usan con armonía para inspirar paz y serenidad, siguiendo las teorías del budismo y el sintoísmo. 

Hay tres pilares en los que se basa un jardín japonés: escala reducida, simbolización y el shakkei o escena prestada. Unos cuencos grandes colocados sobre un lecho de gravilla, por ejemplo, capturan el significado de una vasta cordillera en miniatura. Elija piedras abruptas y con carácter de diferentes tamaños, luego dispóngalas de tal manera que la perspectiva a nivel de superficie dé la ilusión de montañas o acantilados que sobresalen en el paisaje. La gravilla circundante puede rastrillarse en círculos concéntricos ondeando hacia afuera desde las piedras para dar la impresión de un río o corriente. Pase tiempo contemplando su jardín al amanecer o al atardecer, cuando las sombras presenten cada forma en alto relieve.

Un frondoso musgo le añade un toque natural a cualquier jardín japonés. Se puede usar como suave alfombra en lugar de césped, o alrededor de puentes de piedra, esculturas y farolas para crear la ilusión de antiguas ruinas que están siendo reconquistadas por la naturaleza. El musgo es muy resistente y cuesta muy poco trabajo mantenerlo, aunque prefiere zonas sombrías y húmedas. Esta versátil planta incluso limpia el aire del entorno ya que absorbe sustancias contaminantes como nitratos y amoniaco, cualidad que hace del musgo la elección ideal para un jardín urbano.

Puesto que el Japón es un país de islas, el agua es una característica prevalente de sus jardines más grandes. Arroyos, cascadas en miniatura y estanques con coloridas carpas Koi crean un relajante conjunto natural que es perfecto para meditar. Se pueden instalar puentes de madera o piedra para permitir el movimiento en el jardín. Estos puentes son diferentes en su complejidad y varían entre piedras lisas puestas sobre arroyos a puentes de madera tallada que llevan a una isla en el centro de un estanque. También representan el puente metafórico entre el mundo espiritual y físico y en los jardines de los templos budistas se les conoce como tsūtenkyō, que literalmente significa ‘sendero al puente del cielo’. Si Ud. tiene poco sitio pero le encanta la idea del agua en movimiento, considere la opción de un shishi-odoshi. En esta fuente tradicional el agua fluye hacia un tubo de bambú apoyado sobre un eje, el cual se desequilibra e inclina para tirar el agua. El sonido que produce también sirve para espantar pájaros del jardín.

La elección de plantas debería ir de la mano con su estética general. Si ha elegido el agua como tema central, por ejemplo, podría elegir flores de loto flotantes de color rosa, un símbolo del Budismo, o flanquear las orillas del agua con alegres lirios violeta. Otras plantas que evocan de manera instantánea la iconografía japonesa incluyen la famosa floración de los cerezos, el intenso rojo de las hojas del arce japonés y las cascadas de flores de las glicinias. El bambú puede crear llamativos límites, pero tenga cuidado ya que sin atención regular puede expandirse con facilidad y es notoriamente difícil de retirar. Planee el diseño de su jardín en su totalidad antes de plantar.

Si está buscando una nueva propiedad con un jardín para reinventar, póngase en contacto con Engel & Völkers. Nuestros amables agentes están en todo el mundo, así que no importa si usted espera comprar en su país o en el extranjero, siempre estaremos ahí para ayudar.

Publicado por en Company.


Array
(
)