Renovación de ventanas: más confort en los edificios antiguos

A más tardar cuando sople una incómoda corriente de aire por las rendijas en los días frescos, es el momento de renovar las ventanas. Sin embargo, a menudo suele merecer la pena rehabilitar las ventanas de los edificios antiguos bastante antes. Y es que de poco sirve el mejor aislamiento de la fachada o del tejado si el calor se pierde por unas ventanas desfasadas. Asimismo, las ventanas modernas no solo aíslan mejor, sino que también resisten los intentos de robo más tiempo. Incluso en los edificios antiguos, no siempre resulta necesario sustituir por completo todas las ventanas en la renovación. Y es que las juntas deterioradas o los acristalamientos inadecuados pueden reemplazarse y eso, por sí solo, puede obrar pequeños milagros. No obstante, especialmente en el caso de las ventanas de madera más antiguas, merece la pena pensar si una reparación merece realmente la pena o si, a largo plazo, reemplazar la ventana, lo que en un principio cuesta más, es la mejor inversión.

Hamburg - Renovación de ventanas: más confort en los edificios antiguos

Mejora del valor U mediante la renovación de las ventanas

Una medida concreta en el ámbito de la rehabilitación energética de edificios antiguos es la renovación de las ventanas. Una alta proporción de la energía de calefacción de los edificios antiguos se pierde por las ventanas. Por lo tanto, la rehabilitación de las ventanas debería ser una de las primeras medidas para reducir el consumo de energía. Las reparaciones pequeñas pueden ser suficientes según el estado, el año de construcción y el tipo de ventana. Si las ventanas del edificio antiguo siguen contando con un solo acristalamiento, las nuevas cintas de sellado no son de por sí muy ventajosas. Esto se debe a que la pérdida de energía de una ventana con acristalamiento simple es hasta cinco veces superior que con un acristalamiento doble. El triple acristalamiento eleva aún más estos valores. Los fabricantes de ventanas indican el coeficiente de transferencia térmica mediante el valor U. En general, cuanto menor es el valor U, menor será la pérdida de energía a través de la ventana. Mientras que el acristalamiento simple apenas desciende de un valor U de unos 5 W/(m²K)  y las ventanas de estilo cuadrado reducen este valor a la mitad en el mejor de los casos, el doble acristalamiento presenta un bajo coeficiente de transferencia de calor de poco más de 1,1 W/(m²K). El del triple acristalamiento es aún más bajo. A modo de comparación, he aquí un pequeño resumen de los tipos de ventanas que se siguen empleando actualmente en los edificios antiguos con los valores U medios en W/(m²K), que pueden variar en función del año de construcción:

  • Ventanas de un solo cristal de madera, plástico, metal: de 4,5 a 6,1

  • Ventanas mixtas de madera o plástico: de 2,4 a 2,6

  • Ventanas mixtas de metal de 1978: 4,0

  • Ventanas de madera o de plástico de estilo cuadradas: de 2,3 a 2,6

  • Ventanas de vidrio aislante de metal: de 3,1 a 4,1

  • Ventanas de vidrio aislante de plástico o madera: de 2,6 a 2,8

  • Ventanas de vidrio aislante con revestimiento LOW-E, marcos de plástico, madera con fijación metálica o aluminio: de 1,5 a 1,6

¿Qué opciones sencillas hay para renovar las ventanas?

Si los marcos de las ventanas siguen en buen o muy buen estado, no hay necesidad de adquirir nuevas ventanas. La renovación de una ventana también puede consistir en una reforma, en un simple trabajo de reparación o en la sustitución de piezas individuales. En cualquier caso, se recomienda consultar a un técnico de ventanas experimentado sobre las posibilidades de mejorar la densidad de las ventanas antes de sustituirlas.

Renovar las cintas de sellado

Se puede considerar reparar ventanas antiguas si los marcos de las ventanas están en buen estado. Si, por ejemplo, las ventanas disponen de marcos de plástico bien conservados y únicamente las cintas de sellado están quebradizas, se pueden sustituir por un bajo coste. Si las ventanas de madera bien conservadas aún no tienen juntas, el técnico de ventanas puede instalarlas él mismo mediante el fresado. Ambas son medidas que, en función del estado de la ventana, pueden suponer una gran diferencia. 

Panel delantero adicional

Los edificios protegidos sin doble acristalamiento son un ejemplo de cuándo tiene sentido y es a veces la única alternativa reemplazar únicamente el acristalamiento y no las ventanas completas. Si los marcos de las ventanas son lo suficientemente resistentes, un cristal suplementario puede brindar un aislamiento energético y acústico a una ventana de un solo cristal. De media, el valor U puede mejorar hasta un 40 %. 

Sustitución del vidrio

De forma alternativa, la rehabilitación de las ventanas puede llevarse a cabo reemplazando el acristalamiento, con la condición de que el marco de la ventana siga cumpliendo las especificaciones según la normativa de ahorro de energía. En este tipo de rehabilitación de ventanas, también se puede mejorar la protección contra el robo mediante cristales mixtos de protección o cerraduras en las manillas.

¿Cuándo hay que sustituir las ventanas en lugar de repararlas?

Si los marcos de las ventanas están envejeciendo y no son ni atractivos para la vista ni suficientemente resistentes para un acristalamiento adicional, reemplazas las ventanas suele ser la única opción. Si también busca una solución duradera en la renovación de las ventanas y quiere recibir subvenciones estatales, lo mejor es sustituir las ventanas por completo. En la actualidad, esto cuesta más que una reparación, pero se ahorra la renovación de la ventana durante muchos años o incluso décadas. Asimismo, las ventanas nuevas aumentan notablemente el valor de una vivienda al venderse más tarde y, además son unos trabajos de rehabilitación que también permiten aumentar el alquiler. Tanto en el caso de las propiedades en las que reside el propietario como en el caso de las alquiladas, las nuevas ventanas también garantizan un clima interior agradable. Subvencionada o financiada con préstamos ventajosos, el reemplazo de las ventanas se amortiza en la mayoría de los casos mediante el ahorro de energía derivado.

Ventajas de la renovación de ventanas mediante la sustitución

Las ventanas modernas también proporcionan más seguridad. Las ventanas de plástico, por ejemplo, cuentan con un sistema de cierre de espiga que varía según el fabricante, lo que dificulta bastante la apertura en comparación con las ventanas sencillas con marco de madera. Una ventana moderna con triple acristalamiento es un obstáculo mucho más importante para los posibles ladrones en un edificio antiguo que una ventana de madera con un acristalamiento sencillo con necesidad de renovación. Sobre todo con el triple acristalamiento o el doble acristalamiento con gas inerte en la zona intermedia, el calor o el frío, así como los ruidos molestos, permanecen en el exterior, en función de la estación. El responsable de ello es la transmisión total de energía, conocida como valor «g». Asimismo, el bajo coeficiente de transferencia térmica garantiza que el calor del sistema de calefacción o el aire fresco de la habitación permanezcan en las habitaciones en verano. Por cierto, tampoco hay que subestimar la ventaja de un nuevo marco de ventana en términos de aislamiento. Muchas viviendas de edificios antiguos se encuentran en calles muy concurridas o en el centro de las ciudades. Las nuevas ventanas multipanel consiguen un sorprendente aislamiento acústico, que puede oscilar entre 25 y 50 decibelios según la clase de protección acústica. Estas son las principales ventajas de la rehabilitación de las ventanas mediante la sustitución de ventanas:

  • Se reducen los gastos de calefacción

  • Mejora el clima interior

  • Se reduce la contaminación acústica del exterior

  • Aumenta el valor del inmueble

  • Se amplían los intervalos de renovación

  • Protección medioambiental mediante la reducción de las emisiones de CO2

  • Mejor protección contra robos

  • Posibilidad de subvenciones estatales

¿Qué estación del año es óptima para reemplazar las ventanas?

Unas temperaturas moderadas son un requisito previo para que las ventanas se adapten bien; los materiales de construcción se comportan de forma diferente a temperaturas bajo cero. Además, es mucho más agradable para los residentes cuando hace más calor en el exterior. En función del tamaño y del tipo de la ventana, el cambio puede durar unas horas. Además, el tiempo seco es un requisito básico para que no en la propiedad no penetre la lluvia durante el reemplazo de las ventanas. Esto hace que el verano sea ideal, y la primavera y el otoño son definitivamente mejores que el invierno para sustituir las ventanas.

¿Qué requisitos se aplican a la hora de rehabilitar las ventanas?

Si el reemplazo de las ventanas antiguas se asocia con un claro ahorro de energía y es importante en términos de la transición energética, hay subvenciones disponibles para medidas individuales en el marco de la Promoción Federal de Edificios Eficientes (BEG). Para poder optar a la subvención, la solicitud debe presentarse a KfW antes del inicio de la renovación de las ventanas e, igualmente, antes de la firma del contrato. Para que el inmueble sea considerado un edificio antiguo, la solicitud de construcción debe estar fechada en un año anterior a 1995. El crédito de KfW o la subvención de BAFA no pueden emplearse al mismo tiempo o junto con la deducción fiscal. Sin embargo, los propietarios pueden elegir qué subvención les conviene más. Asimismo, muchos estados federales cuentan con sus propios programas de fomento.

Préstamo de fomento de KfW

Los propietarios tienen la posibilidad de solicitar préstamos de fomento a bajo interés con una subvención de reembolso de KfW. Dependiendo de si se trata de un préstamo por anualidades o de un préstamo con pago único al final y de la duración del plazo, el tipo de interés varía actualmente entre el 1,27 y el 1,48 por ciento. Para la renovación de ventanas, KfW otorga una subvención de reembolso del 20 % si se alcanzan los valores energéticos requeridos, de forma que con un crédito máximo de 60 000 euros solo habría que devolver 48 000 euros más intereses. 

Subvención a la inversión de BAFA

El que no necesite un crédito puede solicitar las subvenciones a la inversión de BAFA. También suponen el 20% del volumen de inversión, lo que se aplica para el reemplazo de ventanas a partir de 2.000 euros y hasta un máximo de 60 000 euros por unidad residencial.

Reducción fiscal

Sin necesidad de solicitud previa, los propietarios pueden aprovechar el incentivo fiscal para la renovación energética del edificio. Se puede deducir como medida individual hasta un 20 % de los gastos de la rehabilitación de las ventanas, hasta un máximo de 40 000 euros. La reducción de impuestos se reparte uniformemente en tres años. Los propietarios pueden incluso desgravarse en la declaración de la renta el 50 % de los costes de la planificación por parte de expertos o de la supervisión de la construcción para la rehabilitación energética. 

Contáctenos ahora

Engel & Völkers Blog
Correo electrónico
Atrás
Contacto
Introduzca aquí sus datos de contacto
Gracias por su mensaje. Nos pondremos en contacto con usted de inmediato.

Su equipo Engel & Völkers

¿Qué datos en concreto se almacenan y quién tiene acceso a ellos? Descúbralo aquí. 
Estoy de acuerdo con el almacenamiento y uso de mis datos de conformidad con la Declaración de privacidad, así como con el tratamiento de estos dentro del Grupo Engel & Völkers para dar respuesta a mis solicitudes de contacto y consultas. 
Puedo revocar mi consentimiento en todo momento de manera prospectiva.

Enviar ahora
Array
(
[EUNDV] => Array
(
[67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_offer-form] => MTM5MjE5NzU3NkJ4d29xancwTDVhZWFIRzEycXAxcW9SdElHdVBqMTdV
[67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_contact-form] => MTM5MjE5NzU3NnlHcUR0Y2VlTXVPUndLMHZkMW9zMnRmRlgxaUcwaFVG
)
)