5 consejos sencillos para proteger un ático del calor excesivo en verano

Vivir y quizás incluso trabajar en un apartamento abuhardillado, antiguamente conocido como mansarda, es un estilo de vida especial por muchas razones. La vista de las verdes copas de los árboles de su propio jardín o por la noche sobre el mar de luces de la ciudad, es para muchos un sueño hecho realidad. Puede serlo, pero a pesar de toda su belleza, esta forma de vivienda también tiene sus trampas.

Además de las limitaciones por el techo inclinado, el acusado calor en los meses de verano es sin duda una de ellas. Le traemos algunas sugerencias útiles para evitar el peor de los calores.

Hamburg - 5 consejos para que el sueño de vivir en un ático en pleno verano no se convierta en una pesadilla: ¡se lo contamos en el blog!

Por qué los áticos en particular se calientan tanto

Dado que el espacio habitable del ático se encuentra de forma natural directamente bajo el tejado, no sólo está expuesto a la calefacción a través de las ventanas, sino que también siempre a la calefacción general a través de la superficie del tejado. 

La física nos enseña que el aire caliente es más ligero que el aire frío. De este modo, el aire caliente es desplazado por el aire frío, en nuestro caso hasta debajo del techo. Coloquialmente, esto se conoce como el fenómeno del “aire caliente que asciende”. Esto da lugar a una acumulación de calor bajo la superficie del tejado, ya que hay pocas posibilidades de que el calor salga de allí. 

Los áticos de los edificios antiguos se ven afectados además por el peor aislamiento que suelen tener, lo que refuerza este efecto.

Entonces, ¿qué hacer de forma preventiva?

Consejo 1: Proteja todas las ventanas de los rayos del sol

Este consejo parece bastante sencillo, pero en realidad es uno de los más eficaces si se aplica con cuidado. Las claraboyas están literalmente a merced de la luz solar directa. Cuanto más grandes sean las áreas de las ventanas, más dramáticos serán los efectos, por supuesto. 

Cuidado significa realmente mantener las ventanas protegidas todo el día. Los estores, las persianas venecianas o las cortinas tupidas son adecuados para este fin. Aquí, el material y el color también determinan la eficacia. Cuanto más se reflejen los rayos del sol, más fresca será la habitación. Los colores claros cumplen mejor estos requisitos.

Déjese asesorar por una tienda especializada sobre cuál podría ser la solución más coherente para usted. Existen tejidos metálicos especiales y persianas de aluminio para este fin. También existen láminas de oscurecimiento térmico para las claraboyas, que pueden fijarse en el interior del cristal de la ventana. Las láminas para ventanas tienen la ventaja de mantener el calor fuera mientras permiten el paso de algo de luz. Esto le evitará usar luz artificial en verano.

Sin embargo, el número uno indiscutible de la protección de ventanas son las persianas exteriores o contraventanas, que por algo son tan frecuentes en el cálido sur. Reflejan y mantienen el calor completamente fuera. Se excluye así un efecto invernadero, como puede ocurrir con la protección interna.

Consejo 2: Ventilar adecuadamente

Si usted también siente el instinto de querer abrir las ventanas cuando hace demasiado calor en el apartamento, si vive en un apartamento abuhardillado sólo debe ceder a este impulso de forma muy limitada. Las ventanas deben permanecer cerradas durante todo el día. La ventilación se realiza exclusivamente a última hora de la tarde, mucho después de la puesta de sol, o a primera hora de la mañana. Ventilar toda la noche también es un estupenda opción.

De lo contrario, se conseguiría el efecto contrario, ya que en el exterior, en los días calurosos de verano, las temperaturas siguen siendo mucho más altas que en la vivienda, y este calor entraría inmediatamente hacia el interior. El método más eficaz de ventilación es la llamada ventilación cruzada. Si es posible, las ventanas opuestas se abren completamente para que el aire fresco pueda fluir por todo el apartamento. 

Consejo 3: Cree una refrigeración por evaporación

Una forma de reducir notablemente las temperaturas en el hogar es, por supuesto, el aire acondicionado. Debido a su mal balance energético y a sus posibles efectos nocivos para la salud, es algo que sólo se considera aconsejable para los hogares en casos excepcionales.

Una alternativa sencilla pero bastante eficaz es generar una refrigeración por evaporación con la ayuda de un ventilador. Puede humedecer su propia piel y entonces encontrará la brisa agradablemente refrescante. O bien simplemente puede colgar una toalla húmeda en la corriente de aire del aparato, para que el efecto beneficie al aire de la habitación.

Consejo 4: Medidas estructurales

A largo plazo, las mejoras en el aislamiento del techo y/o la instalación de ventanas especiales son la solución más sostenible. El llamado valor g de las ventanas es decisivo para la protección térmica. Representa la transmitancia total de energía, es decir. el grado de ganancia de calor solar a través de la ventana.

Si usted es el propietario del ático, tiene sentido plantearse estas inversiones en el valor de la vivienda a largo plazo. Como inquilino de un ático con una construcción anticuada, una conversación amistosa e informativa con el propietario puede ser apropiada para alertarle del problema.

Consejo 5: Evitar las fuentes de calor adicionales

Todos los aparatos eléctricos de su casa generan calor. Por lo tanto, es aconsejable evitar en la medida de lo posible este “calentamiento” adicional en verano. En lugar de la función de stand-by, utilice enchufes conmutables y corte completamente el suministro eléctrico cuando no los utilice.

Evite la secadora si es posible y tienda la colada en el jardín. Otra opción sería reducir al mínimo el uso del lavavajillas. El frigorífico debe volver a cerrarse lo antes posible después de su uso, por muy tentador que sea el efecto de enfriamiento. Esto se debe a que consumirá mucha más energía para volver a enfriarse después debido a la liberación de frío. Y al hacerlo, genera a su vez calor.

Si se mudó a una buhardilla con convicción, le encantará y disfrutará de sus beneficios en primavera, otoño e invierno. Las pocas semanas del año con temperaturas realmente incómodas son realmente agotadoras, pero los entusiastas las soportan e intentan sacar lo mejor de ellas. 

Contáctenos ahora

Engel & Völkers Blog
Correo electrónico
Atrás
Contacto
Introduzca aquí sus datos de contacto
Gracias por su mensaje. Nos pondremos en contacto con usted de inmediato.

Su equipo Engel & Völkers
Tratamiento
  • Señor
  • Señora

¿Qué datos en concreto se almacenan y quién tiene acceso a ellos? Descúbralo aquí. 
Estoy de acuerdo con el almacenamiento y uso de mis datos de conformidad con la Declaración de privacidad, así como con el tratamiento de estos dentro del Grupo Engel & Völkers para dar respuesta a mis solicitudes de contacto y consultas. 
Puedo revocar mi consentimiento en todo momento de manera prospectiva.

Enviar ahora

Síganos en las redes sociales

Array
(
[EUNDV] => Array
(
[67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_offer-form] => MTM5MjE5NzU3NkJ4d29xancwTDVhZWFIRzEycXAxcW9SdElHdVBqMTdV
[67d842e2b887a402186a2820b1713d693dd854a5_csrf_contact-form] => MTM5MjE5NzU3NnlHcUR0Y2VlTXVPUndLMHZkMW9zMnRmRlgxaUcwaFVG
)
)